A más espacios de confusión, más tiempos de esperanza.

NACIÓN, pueblo soberano, soberanía nacional, etcétera, son ficciones ideológicas que han funcionado con éxito (…), sin que su carácter etéreo y su imprecisión conceptual hayan sido obstáculo para las identificaciones de rigor, que el pueblo ha necesitado siempre para sentirse importante y figuradamente partícipe en los asuntos públicos. 

    Cuando hoy día se piensa en un Estado, se piensa normalmente en un Estado-nación, y cuando se piensa en la categoría de ciudadano, se piensa en los ciudadanos de un determinado Estado-nación. Pero como constructo ideológico que es, la nación es un concepto que conlleva también todas las debilidades intrínsecas de su fundamentación artificial. (…). Por lo que se refiere a esta, los nacionalistas han recurrido tanto a elementos racionales como emocionales. El elemento racional más relevante sustenta la idea de nación sobre el principio democrático (…) Otros (…), entendieron, sin embargo, que la nación era algo vivo, enraizado en la tierra, la cultura y las costumbres, y manifestaba su esencia y voluntad en el espíritu del pueblo. El contraste entre estos dos elementos fue patente en algunos momentos históricos, (…). Pero, como muchas disputas importantes, (nunca) se resolverían de forma definitiva ni con votos ni esgrimiendo razones culturales o históricas, sino por la guerra.

    Si el principio democrático de la nación apela a la voluntad (tácita o manifestada), el principio emocional de la nación histórica tiene una mayor tendencia a apelar a la fuerza como última ratio. Ambas concepciones, no obstante, terminan por fusionarse con el tiempo en diferentes variantes, ya que los elementos voluntaristas e históricos hoy en día generalmente van siempre de consuno, primando el énfasis en uno o en otro en función de la mejor estrategia para conseguir el propósito de la independencia. 

    (…) Como constructo ideológico, la nación no es más que un invento; si se quiere invento exitoso, dada la facilidad que tienen todos los pueblos para sentir fascinación por ellos mismos. En el montaje de esta idea solo se acude a la historia en busca de legitimación, para lo cual se inventan y falsean orígenes y raíces por la necesidad narcisista que todos los grupos sociales tienen de un pedigrí totémico de tribu para sentirse importantes y diferentes a fin de superar sus complejos de inferioridad. La nación proporciona, de esta forma, la identidad narrativa que todo pueblo necesita o cree necesitar porque lo han convencido de ello, estimulándolo como consecuencia a que luche por la independencia para cumplir ese supuesto destino que la historia le tiene reservado. Los nacionalistas sustentan la necesidad de sentirse parte de algo importante con una historia inventada o recreada ad hoc, la cual es exaltada con rememoraciones rituales y con toda suerte de símbolos (…) 

    Pero como la legitimación histórica suele resultar insuficiente, se acude a un victimismo hiperbólico para justificar la lucha o la necesidad imperiosa de un referéndum salvador. 

    Pero por encima de las diferencias políticas, el nacionalismo, por la pasión que le impulsa, capaz de nublar cualquier idea o racionalidad en los propósitos, tiene la capacidad de eclipsar a todas las ideologías en los momentos más fragosos de sus luchas. Así, distintos partidos de ideologías extremas han unido sus fuerzas dentro de sus respectivos países, obviando sus diferencias y traicionando incluso sus principios, en torno a la misma alucinación nacionalista. En gran medida el nacionalismo separatista contamina el debate político en el interior de los Estados. Los liberales dejan de hablar de libertad, los socialistas aplazan su apuesta por la solidaridad y los conservadores radicalizan sus posturas centralistas».

 

Diego Quintana de Uña,

‘La República mediocre’, 2018

 

 

No es fácil ver cómo las formas más

extremas de nacionalismo pueden sobrevivir

a la larga, cuando ya los hombres han visto

la Tierra en su verdadera perspectiva,

como un pequeño globo contra la inmensidad

de las estrellas.

Arthur C. Clarke

Danos un 'Me gusta' en Facebook

Síguenos en Twitter

Nuestra dirección y horario

Ateneo de Badajoz
Calle Agustina de Aragón nº 10
CP 06004 (Badajoz)
Tel: 924 262 573

 

Horario: 

De lunes a jueves: 16:30 a 20:15 h.

 

* El viernes el horario puede variar

por realizar trabajos fuera.


Email: 

secretaria@ateneodebadajoz.org

ABRIL 2020

 

Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
     01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12

13

14 15 16 17 18 19

20

21 22 23 24 25 26

27

28 29 30      

 

           

Descargas

Agenda de Marzo de 2020
Agenda marzo2020.pdf
Documento Adobe Acrobat 20.0 MB

Teatro en el Ateneo

Disfruta del curso de alfabetización digital

Especial: El Ateneo va al cole

¿Quieres tocar la guitarra,       el laúd o la bandurria?

‘Pulso y Púa’, compuesto por el fontanés Agustín M. Almoril (laúd), Miguel Lucas, Gregorio Rodríguez (bandurrias), Manuel Lezcano, Enrique Campillo y Fernando Carvajal, abre sus seminarios a todos los socios del Ateneo de Badajoz que deseen acudir a ellos, y que hayan estado en contacto con alguno de estos instrumentos y quieran tañerlos de nuevo.

        Ven todos los martes, de 17.30 a 19.30 horas, y disfruta de unos verdaderos profesores de lujo. Conoce temas típicos de Extremadura, interpreta partituras o simplemente disfruta de una tarde diferente con su repertorio de música clásica, pasodobles y temas populares.

Intercambio de libros

En ocasiones nos apetece leer libros no comerciales o que ya han sido descatalogados; otras veces el precio de los nuevos es muy alto y optamos por no comprárnoslo. Deseamos que nada de esto reduzca el ritmo de lectura de nadie y por ello te hacemos esta propuesta: Trae un libro que ya no quieras e intercámbialo por uno de los que tendremos preparados a partir de octubre. Puedes traer todos los libros que quieras y venir cuantas veces desees, ya que las obras que te puedes llevar irán cambiando.

 

Ponencia: Historia sucinta de la Informática

Haz click en la imagen y podrás ver y descargar la charla día 29 de enero

Ponencia: El fenómeno político hoy

Haz clic en la imagen y podrás ver y descargar la charla del 27 de febrero

Comparte