El espectáculo político, lodo para llorar

Si no fuera por el drama que vivimos, la pandemia vírica y sus consecuencias (crisis sanitaria, económica y social), lo que está ocurriendo con la clase política de nuestro país podría calificarse de espectáculo esperpéntico, en el más amplio sentido del término y, sin duda, da pie a pensar que no tenemos solución ni futuro, que nuestra España podría ser un estado fallido. ¿Cómo es posible que partidos políticos que rezuman corrupción por cualquier pespunte, individual o colectivo, perseveren en su estado nocivo sin recibir la más mínima sanción correctora o reprimenda de sus acólitos y seguidores? ¿Dónde guardaron estos partidos sus principios y valores, que tanto enarbolan y escupen como arma arrojadiza, para denostar a los contrarios? ¿Cómo puede un político de lista cambiar de partido, pasando de un programa que se supone asumido a otro programa, cuyos objetivos declarados son diferentes e, incluso, contradictorios? ¿Cómo podemos defendernos de partidos políticos que, descaradamente, ofrecen puestos y prebendas, personalmente seductoras, a los líderes de otros partidos en confrontación? ¿Qué sanción debe recibir un tránsfuga o un traidor partidario? ¿Cómo es posible que haya ciudadanos que sigan votando, con los ojos cerrados o abiertos, a políticos mediocres de hecho, corruptos, incompetentes y tránsfugas? ¿Qué justificación puede encontrarse para que haya determinados partidos políticos que, después de haber perdido campañas innúmeras siempre reduciendo su representación, sigan pujando por mantenerse en el poder, aún a expensas de alianzas extemporáneas y contradictorias? ¿Cómo puede un partido defender confrontaciones violentas y, sin embargo, recibir el beneplácito de un número señalado de ciudadanos? ¿Hemos olvidado nuestros valores? ¿Hemos olvidado nuestra historia? ¿Navegamos en el mar de la necedad, próximos al arrecife de la imbecilidad? Está claro que debemos buscar soluciones: nuestra única arma, el voto y la actitud.

Danos un 'Me gusta' en Facebook

Síguenos en Twitter

Nuestra dirección y horario

Ateneo de Badajoz
Calle Agustina de Aragón nº 10
CP 06004 (Badajoz)
Tel: 924 262 573

 

Horario: 

De lunes a jueves: 16:30 a 20:15 h.

 

* El viernes el horario puede variar

por realizar trabajos fuera.


Email: 

secretaria@ateneodebadajoz.org

ABRIL 2021

 

Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          01 02
03 04 05 06 07 08 09

10

11 12 13 14 15 16

17

18 19 20 21 22 23

24

25 26 27 28 29 30

31

           

Descargas

Agenda de Abril de 2021
ABRIL 2021.pdf
Documento Adobe Acrobat 10.7 MB

Teatro en el Ateneo

Disfruta del curso de alfabetización digital

Especial: El Ateneo va al cole

¿Quieres tocar la guitarra,       el laúd o la bandurria?

‘Pulso y Púa’, compuesto por el fontanés Agustín M. Almoril (laúd), Miguel Lucas, Gregorio Rodríguez (bandurrias), Manuel Lezcano, Enrique Campillo y Fernando Carvajal, abre sus seminarios a todos los socios del Ateneo de Badajoz que deseen acudir a ellos, y que hayan estado en contacto con alguno de estos instrumentos y quieran tañerlos de nuevo.

        Ven todos los martes, de 17.30 a 19.30 horas, y disfruta de unos verdaderos profesores de lujo. Conoce temas típicos de Extremadura, interpreta partituras o simplemente disfruta de una tarde diferente con su repertorio de música clásica, pasodobles y temas populares.

Intercambio de libros

En ocasiones nos apetece leer libros no comerciales o que ya han sido descatalogados; otras veces el precio de los nuevos es muy alto y optamos por no comprárnoslo. Deseamos que nada de esto reduzca el ritmo de lectura de nadie y por ello te hacemos esta propuesta: Trae un libro que ya no quieras e intercámbialo por uno de los que tendremos preparados a partir de octubre. Puedes traer todos los libros que quieras y venir cuantas veces desees, ya que las obras que te puedes llevar irán cambiando.

 

Ponencia: El electrón III

Haz click en la imagen y podrás ver y descargar la charla del 25 de febrero.

Ponencia: Plasticidad neuronal y nuevos paradigmas

Haz clic en la imagen y podrás ver y descargar la charla del 25 de marzo.

Comparte