Blog del Ateneo

mar

01

jun

2021

Tiempos de lectura

Desgrana la primavera y rememoramos, como todos los años, con voluntad proactiva, el ejercicio de esa facultad nuestra, la lectura, que nos ayuda a viajar por la senda de la utopía, la imaginación y la creatividad.

 

Así, esas recreaciones simbólicas y textuales, que interpretamos e interiorizamos en nuestra más profunda subjetividad, facilitan el descuido momentáneo de la terca y dura realidad, posibilitando que nuestro ánimo goce con fugaces periodos de felicidad.

 

Dice bien Irene Vallejo en su breve, pero denso “Manifiesto por la lectura”: “En estos días inciertos, cuando parece que los gritos se oyen más que los susurros, los libros siguen manteniendo vivo el diálogo silencioso de un par de ojos que escuchan la voz de unas hileras de letras. En los anaqueles de las bibliotecas, en las mesas de las librerías, en los tenderetes al aire libre, conviven juntos libros escritos en países adversarios, incluso en guerra unos con otros. Atlas físicos del mundo y manuales de interpretación de los sueños. Ensayos monográficos sobre microbios o galaxias. La autobiografía de un general al lado de las meditaciones de un desertor. Novelas posapocalípticas apiladas junto a utopías rebosantes de esperanza. Memorias con dosis de amnesia y ciencia ficción basada en hechos reales. Una evocación nostálgica y un relato de terror ambientados en el mismo día del mismo año. Los apuntes de una escritora trotamundos junto al diario clandestino de un encarcelado. Una crónica del primer amor en la tercera edad junto a la fantasía de un doble agente en la cuarta dimensión. Una novedad con la tinta todavía fresca y a su lado una obra que acaba de cumplir veinticinco siglos. Ahí no se conocen las fronteras temporales ni geográficas. Una librería, por minúscula que sea, es el mejor refugio para un cosmopolita. Y por fin, todos y cada una estamos invitados a este prodigioso viaje colectivo: extranjeros y autóctonos, personas provistas de trajes o tatuajes, pieles de color aceituna, maracuyá o nata, hombres que llevan moño o mujeres que llevan corbata. Eso se parece a una utopía.

 

Lo sabemos bien, lo narran los cuentos populares: las historias y los libros cobijan en su interior un mágico hechizo de protección, una fortaleza inmune para los humanos. Detrás de lo que hemos llegado a ser laten las rebeldías de generaciones anteriores. Leer es dar sentido al empeño de tantas maestras y bibliotecarios, de ilusos y soñadoras de nuevos mundos, de incontables Sherezades y Quijotes, de nuestros abuelos y bisabuelas que, en un país hundido en la posguerra, anhelaron mejores oportunidades para nosotros. Nos querían más inteligentes, más aladas, más lectores, más viajeras, más libres que ellos. Los libros son albergues de la memoria, espejos donde mirarnos para poder parecernos más a lo que deseamos ser. Estos frágiles universos son nuestra fuerza”.

 

 

¡Vaya nuestro mejor deseo y felicitación a los ávidos lectores, para que perseveren en su empeño y mantengan viva su afición durante toda la vida!  

vie

30

abr

2021

Un recuerdo a la singularidad

El 12 de mayo del año en curso se cumple el centenario de la muerte de una mujer singular, anclada en su época y, a todas luces, meritoria por su significación, compromiso y rotundidad de carácter. Pionera significada en la vindicación femenina y, como siempre ocurre en personajes tan sobresalientes, contradictoria en sus principios y valores, rumbos y planteamientos. Emilia Pardo Bazán, nace en A Coruña, el 16 de septiembre de 1851 y fallece en Madrid, el 12 de mayo de 1921. Fue una destacada novelista, periodista, feminista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora, docente y conferenciante, introductora del naturalismo en España. Fue, así mismo, una esforzada precursora con sus ideas acerca de los derechos de la mujer y el feminismo, reivindicando siempre la instrucción de las mujeres c o m o algo fundamental y necesario, dedicando una parte importante de sus desvelos a defenderlo. Entre su obra literaria una de las más conocidas es la novela Los pazos de Ulloa (1886). En 1906 llegaría a ser la primera mujer en presidir la sección de literatura del Ateneo de Madrid y la primera en ocupar una cátedra de literaturas neolatinas en la Universidad Central (1916), además de ser nombrada (1910) Consejera de Instrucción Pública por Alfonso XIII. Pardo Bazán tuvo una intensa vida social, relacionándose con políticos (Castelar, Pi y Margall, Cánovas y Canalejas) e intelectuales de la época (Giner de los Ríos, Menéndez Pelayo, Pérez de Ayala, Miguel de Unamuno, Ramón de Campoamor, Clarín, José María de Pereda, Valera, o Wenceslao Fernández Flórez). Valgan estas breves líneas como merecido recuerdo a una mujer dinámica y comprometida, singular, en definitiva.

lun

05

abr

2021

El espectáculo político, lodo para llorar

Si no fuera por el drama que vivimos, la pandemia vírica y sus consecuencias (crisis sanitaria, económica y social), lo que está ocurriendo con la clase política de nuestro país podría calificarse de espectáculo esperpéntico, en el más amplio sentido del término y, sin duda, da pie a pensar que no tenemos solución ni futuro, que nuestra España podría ser un estado fallido. ¿Cómo es posible que partidos políticos que rezuman corrupción por cualquier pespunte, individual o colectivo, perseveren en su estado nocivo sin recibir la más mínima sanción correctora o reprimenda de sus acólitos y seguidores? ¿Dónde guardaron estos partidos sus principios y valores, que tanto enarbolan y escupen como arma arrojadiza, para denostar a los contrarios? ¿Cómo puede un político de lista cambiar de partido, pasando de un programa que se supone asumido a otro programa, cuyos objetivos declarados son diferentes e, incluso, contradictorios? ¿Cómo podemos defendernos de partidos políticos que, descaradamente, ofrecen puestos y prebendas, personalmente seductoras, a los líderes de otros partidos en confrontación? ¿Qué sanción debe recibir un tránsfuga o un traidor partidario? ¿Cómo es posible que haya ciudadanos que sigan votando, con los ojos cerrados o abiertos, a políticos mediocres de hecho, corruptos, incompetentes y tránsfugas? ¿Qué justificación puede encontrarse para que haya determinados partidos políticos que, después de haber perdido campañas innúmeras siempre reduciendo su representación, sigan pujando por mantenerse en el poder, aún a expensas de alianzas extemporáneas y contradictorias? ¿Cómo puede un partido defender confrontaciones violentas y, sin embargo, recibir el beneplácito de un número señalado de ciudadanos? ¿Hemos olvidado nuestros valores? ¿Hemos olvidado nuestra historia? ¿Navegamos en el mar de la necedad, próximos al arrecife de la imbecilidad? Está claro que debemos buscar soluciones: nuestra única arma, el voto y la actitud.

lun

01

mar

2021

¡Una llamada al recuerdo!

Nuevamente, y en medio de una mortal pandemia que a todos nos acosa, debemos romper una lanza en pro del recuerdo a los débiles. En contra de los insensatos, banales y bandidos, y a favor de aquellos que sufren las consecuencias de sus decisiones, actuaciones y omisiones. Las palabras que hace ya años plasmamos en esta misma Agenda siguen siendo oportunas y válidas: Cuando casi todo el mundo dirige su atención al escándalo y dislates de los mandatarios políticos, cada vez menos consecuentes y sensibles al drama social de nuestra maltrecha humanidad. Cuando las consecuencias debidas a nefastas decisiones y acciones claramente erradas están poniendo en peligro la supervivencia de nuestro planeta o el futuro de la Humanidad, sin la posibilidad de allegar medidas correctivas de urgencia. Cuando miles de personas se hacinan en lamentables condiciones de precariedad, sufrimiento y abandono, consecuencia de nuestro egoísmo desaprensivo y sin que movamos un dedo para mitigar su situación. Merece la pena romper una lanza por ellos, contribuyendo a generar una ola de empatía humanitaria que alivie lo más posible su tormento.

vie

01

ene

2021

2021, un año de nueva esperanza

Termina el año 2020 y aún no hemos salido de la triste situación que nos acongoja. Parece, sin embargo, que se atisba algo de luz al fondo del túnel: vacunas y propósitos de enmienda. Tenemos, por supuesto, que portarnos bien, ser obedientes para con las indicaciones de nuestros políticos gestores y actuar con prudencia, evitando el acoso de Doña Estulticia. Haciendo de tripas corazón, debemos aislar lo más posible a nuestros mayores(por su bien), evitar el intercambio directo de cariño con nuestros seres queridos (por nuestro bien), fomentar una mínima socialización con nuestros allegados (por el bien de todos), abandonar nuestro afán de movilidad geográfica y temporal (imprescindible el estancamiento forzado de los ciudadanos) y olvidar (hasta nuevo aviso) nuestra comunión con la Naturaleza y la Sociedad (para bien de nosotros y de los demás). Amén de ser limpios (asepsia permanente) y portar una conveniente máscara protectora. Todo esto nos acompañará durante un tiempo, nada preciso, y pese a que hayamos promovido (de la noche a la mañana) ingentes cantidades de vacunas, casi sin tiempo (al parecer) de comprender el comportamiento y naturaleza del virus. ¿Recuerdan el relato de H. G. Wells, “La guerra de los mundos”? Parecía que todo estaba perdido para la humanidad y los invasores todopoderosos tuvieron que infectarse con un virus dañino. Pues ahora nos ha ocurrido lo mismo, pero al revés: la Naturaleza estaba perdida con nuestro natural desafuero y prepotencia, y tuvimos que agarrar el virus. Un virus que acabará por cambiar nuestra vida y costumbres. Es una pena que no aprendamos casi nunca. Quizás la causa radique en la estulticia crónica que padecemos. Llega pues 2021 con su vacuna ¡Cantemos a la esperanza! ¡Cantemos a la alegría! Recordemos en este momento el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven ¡Es el momento de oír en su honor la Novena Sinfonía y su canto a la alegría!

mar

01

dic

2020

2020, un año que no olvidaremos

LLEGA diciembre y con él una nueva esperanza de vida: 2021. La posibilidad de una vacuna, protectora, que no remedio, nos hace ver a este año futuro todavía como el inicio de un nuevo trayecto, más esperanzador, en nuestra vida, libre de la pandemia y en el que quizás recuperemos el tiempo perdido, las ilusiones truncadas y nuestras mejores costumbres, que tuvimos la necesidad de abandonar. No así, por desgracia, a muchos mayores, conocidos, amistades y familiares que nos abandonaron forzadamente, sin eximición y muy en contra de su voluntad. 2020 ha sido un año en el que hemos podido comprobar, sin alguna duda, lo efímera y frágil que es nuestra especie ante cualquier mínimo ataque del medio en el que vivimos. Hemos aprendido que no hay que olvidar nunca nuestra exigua condición ante una Naturaleza que nos rodea y permanece siempre poderosa y activa. Pensábamos, todo poderosos, que habíamos ganado la batalla y que ya sólo quedaba, con tranquilidad y sin prisas, que nos concienciáramos, sin modificar nuestro ritmo de crecimiento, para atenuar el impacto ya perceptible en el medio ambiente que nos da cobijo. Altivos y arrogantes, abandonamos nuestra preocupación por mantener el cultivo cultural y la afirmación de la ciencia madre, que siempre fueron nuestra histórica tabla de salvación ante las eventuales adversidades, siempre presentes, del mundo natural. Dedicamos nuestro tiempo a enfrentar pareceres e intereses, poder y dominio, futilidades y estulticia, sustrayendo nuestra atención de lo que verdaderamente interesa. Pero en 2020 surgió el problema del virus, ser minúsculo aunque nocivo, y aquí nos vemos, desconcertados e indefensos, desorganizados y aturdidos, casi en desbandada. Esperemos que el nuevo año de esperanza, 2021, nos sea leve y hayamos memorizado la lección. ¡Suerte a todos! 

mar

03

nov

2020

Tiempos de esperanza

Dos cosas llenan el ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes cuanto más reiterada y persistentemente se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado que está sobre mí y la ley moral que hay en mí. Son cosas ambas que no debo buscar fuera de mi círculo visual y limitarme a conjeturarlas como si estuvieran envueltas en tinieblas o se hallaran en lo trascendente; las veo ante mí y las enlazo directamente con la conciencia de mi existencia. La primera arranca del sitio que yo ocupo en el mundo sensible externo, y ensancha el enlace en que yo estoy hacia lo inmensamente grande con mundos y más mundos y sistemas de sistemas, y además su principio y duración hacia los tiempos ilimitados de su movimiento periódico.

 

La segunda arranca de mi yo invisible, de mi personalidad y me expone en un mundo que tiene verdadera infinidad, pero sólo es captable por el entendimiento, y con el cual (y, en consecuencia, al mismo tiempo también con todos los demás mundos visibles) me reconozco enlazado no de modo puramente contingente como aquél, sino universal y necesario. La primera visión de una innumerable multitud de mundos aniquila, por así decir, mi importancia como siendo criatura animal que debe devolver al planeta (sólo un punto en el universo) la materia de donde salió después de haber estado provisto por breve tiempo de energía vital (no se sabe cómo). La segunda, en cambio, eleva mi valor como inteligencia infinitamente, en virtud de mi personalidad, en la cual la ley moral me revela una vida independiente de la animalidad y aun de todo el mundo sensible, por lo menos en la medida en que pueda inferirse de la destinación finalista de mi existencia en virtud de esta ley, destinación que no está limitada a las condiciones y límites de esta vida.

 

Immanuel Kant, Conclusión en La Crítica de la razón práctica (1787) Son palabras inmensas, que rebotan en nuestro entendimiento, dándonos energía y valor para superar con esperanza la pérfida situación en la que hoy sobrevive el mundo humano: lugares comunes plenos de dramatismo, dolor y mediocridad. ¡Mejor ocasión no hay para el idealismo religioso! ¡Salvaguardemos la razón y los valores éticos! 

jue

01

oct

2020

Tiempos duros

Parecía que nuestro mundo evolucionaba hacia las más altas cotas de solidez, que los sistemas democráticos se autoafirmaban y consolidaban, que el ruido y la descomposición cultural se reducían progresivamente y que el orden social progresaba, disminuyendo con evidencias el cúmulo de patologías que, crónicamente, han caracterizado el devenir histórico de nuestra especie. Había señales que evidenciaban la intensificación de la empatía entre las diversas sociedades y los colectivos que pueblan nuestro planeta (posiblemente el único en el Universo) y que podríamos anticipar objetivamente un horizonte de concordia, en colectividad y gran sintonía.

 

Pero, de pronto, casi de la noche a la mañana, nos vimos invadidos por una ola (muchedumbre) de mediocridad (política, económica, religiosa), descompensación y reemplazo de unos valores asentados por otros inestables. Nuestra democracia, tan costosamente construida, casi perdió significado y funciones, pasando a ser el sistema de convivencia menos malo pero el, posiblemente, más contaminado por la mentira y la corrupción.

 

En esto estábamos y nos invadió la pandemia de la covid-19. Un acontecimiento que nos cogió por sorpresa y sin protección: desprevenidos. Para atajar sus efectos (nunca imaginados) hemos optado por una huida hacia el individualismo; es decir, potenciando la tendencia a pensar y actuar conforme a los criterios propios de cada sujeto (como único responsable), con total independencia de las determinaciones sociales, externas a su persona. En definitiva, defendiendo la dignidad moral del individuo, es decir, de la persona singular, en relación con el contexto social que, de alguna manera, lo puede presionar. Lo cual lleva, inevitablemente, al individualismo más radical, que hace a los sujetos pensar y actuar en función no solo de sus propios intereses, sino de los placeres personales y la autosatisfacción. Dicho de otro modo, a la conjunción del egoísmo, el narcisismo, el hedonismo y el consumismo. Tratándose así de un modo precario de vivir, que deshumaniza a las personas.

mar

01

sep

2020

Renovada esperanza

INICIAMOS este curso maltrechos por la pandemia y recordando cálidamente a los que se fueron, muy a su pesar, y a los que batallaron en vanguardia para que aquellos no nos dejaran antes de tiempo; aún manteniendo la firme esperanza de que con nuestro esfuerzo y voluntaria disposición podremos y sabremos sostener el hálito cultural amigable que hubieran deseado en su presencia.

     Con las restricciones que impone, todavía, el global drama, intentaremos retomar las actividades propias de esta casa de cultura, que es el Ateneo de Badajoz, sabiendo que su dinámica natural (conferencias, charlas, coloquios, debates, seminarios, etc.) ha de permanecer siempre intacta y, si cabe ahora, de forma más intensa y selecta, en los temas que interesan a nuestra sociedad hoy.

 

     Por ello, sed bienvenidos al Ateneo de Badajoz que, el próximo mes de septiembre de 2020, comienza nuevamente a rodar.

0 comentarios

mar

24

mar

2020

PAISAJE EN LA VENTANA

La primavera llega sin prisa a mi ventana,

con su sonrisa azul, con brillos de esmeralda.

Y yo me asomo a ella en la quietud, callada,

con palidez de muerta, con mis alas quemadas.

 

Hay silencio en las calles, en calma, vaciadas.

¿Dónde están los vecinos que ayer alborotaban?

¿Dónde quedan las risas? ¿Los juegos, la algazara?

Ya no se ven los niños de paso presuroso

camino del colegio con brillo en la mirada,

cual tiernos pajarillos transportando esperanzas.

 

Me aquieto en el silencio, escucho a la mañana,

si acaso un leve trino, un piar con desgana.

Me esfuerzo, y sí, diviso, revuelos de alas blancas

en la hondura del pino enfrente a mi ventana.

 

Respiro y olfateo la brisa que me abraza

y lame las heridas de mi desierta casa.

Un día más, me reafirmo, para seguir viviendo,

para ver lo que pasa, sostenida en los rezos

que contienen el miedo, que alivian la nostalgia.

 

Un día menos, me digo, que me acerca a la vida

prendida en tu mirada, a los días sin fronteras,

al caminar con calma. Al beso y al abrazo

de amigos y familia que siento tanto en falta.

 

Al cálido refugio que brinda la palabra

 

Enfrente de la mía hay ventanas con alma,

con risas y con sueños y no puedo alcanzarlas.

Brilla el sol y en el cielo hay racimos de nubes

con signos comprensibles de amor y de esperanza:

<<Volverán los abrazos, ten fortaleza, aguanta…

Te encontrarás a salvo si te quedas en casa>>

 

Chari Llanos Pineda. (Derechos reservados)

(23 de marzo de 2020)

 

 

dom

01

mar

2020

Más poesía...menos politiquería.

 

El pez más viejo del río

 

de tanta sabiduría

 

como amontonó, vivía

 

brillantemente sombrío.

 

Y el agua le sonreía.

 

 

Tan sombrío llegó a estar

 

(nada del agua le divierte)

 

que después de meditar,

 

tomó el camino del mar,

 

 es decir, el de la muerte.

 

                                                                                Reíste tú junto al río,

 

                                                                                niño solar. Y ese día

 

                                                                                el pez más viejo del río

 

                                                                                se quitó el aire sombrío.

 

                                                                                Y el agua te sonreía.

 

                                                                                     (Miguel Hernández)

 

 

 

En estos tiempos de incertidumbre y turbulencia, quizá nunca hayamos necesitado tanto del poder de la poesía para acercar a las mujeres y los hombres, para forjar nuevas formas de diálogo y para cultivar la creatividad que todas las sociedades necesitan hoy día. Este es el mensaje de la UNESCO en el Día Mundial de la Poesía”.

 

 

Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Poesía, 21 de marzo de 2015

 

sáb

01

feb

2020

En reconocimiento

C ELEBRAMOS el 11 de este mes de febrero el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la Ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, en su resolución del 22 de diciembre de 2015. El motivo de esta celebración es la brecha de género que aún existe en el sector de la ciencia, la tecnología, las ingenierías y las matemáticas. Desafortunadamente las niñas y las mu-j eres se siguen enfrentando a barreras que les impiden participar plena-m ente en estas disciplinas.

mié

01

ene

2020

A más espacios de confusión, más tiempos de esperanza.

NACIÓN, pueblo soberano, soberanía nacional, etcétera, son ficciones ideológicas que han funcionado con éxito (…), sin que su carácter etéreo y su imprecisión conceptual hayan sido obstáculo para las identificaciones de rigor, que el pueblo ha necesitado siempre para sentirse importante y figuradamente partícipe en los asuntos públicos. 

    Cuando hoy día se piensa en un Estado, se piensa normalmente en un Estado-nación, y cuando se piensa en la categoría de ciudadano, se piensa en los ciudadanos de un determinado Estado-nación. Pero como constructo ideológico que es, la nación es un concepto que conlleva también todas las debilidades intrínsecas de su fundamentación artificial. (…). Por lo que se refiere a esta, los nacionalistas han recurrido tanto a elementos racionales como emocionales. El elemento racional más relevante sustenta la idea de nación sobre el principio democrático (…) Otros (…), entendieron, sin embargo, que la nación era algo vivo, enraizado en la tierra, la cultura y las costumbres, y manifestaba su esencia y voluntad en el espíritu del pueblo. El contraste entre estos dos elementos fue patente en algunos momentos históricos, (…). Pero, como muchas disputas importantes, (nunca) se resolverían de forma definitiva ni con votos ni esgrimiendo razones culturales o históricas, sino por la guerra.

    Si el principio democrático de la nación apela a la voluntad (tácita o manifestada), el principio emocional de la nación histórica tiene una mayor tendencia a apelar a la fuerza como última ratio. Ambas concepciones, no obstante, terminan por fusionarse con el tiempo en diferentes variantes, ya que los elementos voluntaristas e históricos hoy en día generalmente van siempre de consuno, primando el énfasis en uno o en otro en función de la mejor estrategia para conseguir el propósito de la independencia. 

    (…) Como constructo ideológico, la nación no es más que un invento; si se quiere invento exitoso, dada la facilidad que tienen todos los pueblos para sentir fascinación por ellos mismos. En el montaje de esta idea solo se acude a la historia en busca de legitimación, para lo cual se inventan y falsean orígenes y raíces por la necesidad narcisista que todos los grupos sociales tienen de un pedigrí totémico de tribu para sentirse importantes y diferentes a fin de superar sus complejos de inferioridad. La nación proporciona, de esta forma, la identidad narrativa que todo pueblo necesita o cree necesitar porque lo han convencido de ello, estimulándolo como consecuencia a que luche por la independencia para cumplir ese supuesto destino que la historia le tiene reservado. Los nacionalistas sustentan la necesidad de sentirse parte de algo importante con una historia inventada o recreada ad hoc, la cual es exaltada con rememoraciones rituales y con toda suerte de símbolos (…) 

    Pero como la legitimación histórica suele resultar insuficiente, se acude a un victimismo hiperbólico para justificar la lucha o la necesidad imperiosa de un referéndum salvador. 

    Pero por encima de las diferencias políticas, el nacionalismo, por la pasión que le impulsa, capaz de nublar cualquier idea o racionalidad en los propósitos, tiene la capacidad de eclipsar a todas las ideologías en los momentos más fragosos de sus luchas. Así, distintos partidos de ideologías extremas han unido sus fuerzas dentro de sus respectivos países, obviando sus diferencias y traicionando incluso sus principios, en torno a la misma alucinación nacionalista. En gran medida el nacionalismo separatista contamina el debate político en el interior de los Estados. Los liberales dejan de hablar de libertad, los socialistas aplazan su apuesta por la solidaridad y los conservadores radicalizan sus posturas centralistas».

 

Diego Quintana de Uña,

‘La República mediocre’, 2018

 

 

No es fácil ver cómo las formas más

extremas de nacionalismo pueden sobrevivir

a la larga, cuando ya los hombres han visto

la Tierra en su verdadera perspectiva,

como un pequeño globo contra la inmensidad

de las estrellas.

Arthur C. Clarke

dom

01

dic

2019

Seguimos desolados, pero con esperanza.

Cuenta el mito que Zeus encargó a Prometeo (el que piensa antes) repartir bienes y dones entre todos los seres vivientes. Por razones no aclaradas, el Titán delegó este deber en su negligente hermano Epimeteo (el que piensa después), quien se ocupó del asunto con presteza y entusiasmo, cumpliendo bien, en general, con la encomienda. Otorgó plumas a las aves y escamas a los peces y fue dejando las cosas tal como hoy las encontramos en nuestro diario devenir; pero se olvidó del ser humano en el reparto. El desaguisado tuvo que arreglarlo su audaz hermano Prometeo, robando del Olimpo el fuego sagrado y con la finalidad de dotarle de un instrumento útil y apropiado con el que defenderse y progresar en la vida.

     Los dos hermanos, en realidad, representan las dos facetas que coexisten en cada ser humano: una de ellas, como Epimeteo, olvidadiza y torpe, brutal, salvaje, incapaz de pensar antes de actuar; estúpida, mansa, obediente y ovina. La otra faceta, cual Prometeo, representa la capacidad para planificar y prever el futuro, así como el criterio para subordinar lo bestial a la inteligencia y al espíritu; la decisión de rebelarse contra la obediencia estulta y la valentía y determinación para construir algo duradero que resista los embates del tiempo.

     El mito plasma con crudeza y ejemplaridad la tortura a la que Zeus sometió a Prometeo al atarlo a una piedra del Cáucaso para que soportara cada noche el dolor causado por el águila devorando su hígado, el cual veía regenerarse milagrosamente cada mañana. Prometeo, robó el fuego de los dioses artesanos, Atenea y Hefesto, para darle al hombre la capacidad de pensar antes, para servirse de él en la vida, construir útiles, entenderse con los demás y, a partir de ese fuego, crecer en sabiduría y virtud, pagando a cambio el precio inevitable del sufrimiento y del dolor.

Cuando comprendemos algo o descubrimos una verdad ya es imposible volver atrás y consolarse con las viejas mentiras o las ilusiones rotas. La verdad nos hace libres; la sabiduría generadora de luz nos liberará de la oscuridad de los prejuicios y de la ignorancia. La ceguera epimeteica es originaria, pero, cuando el Prometeo que habita en cada uno de nosotros mata su parte estúpida y bestial, se inicia inevitablemente un proceso hacia la luz que no tiene retorno. ¡Disfrutemos de la democracia! ¡Ante las dificultades vitales y sociales reforcemos nuestra conciencia y sabiduría! ¡Hasta que Heracles nos libere matando al pájaro! 

 

 

vie

01

nov

2019

Nuestro imperativo social

YA estamos en noviembre. El próximo día 10 tenemos votaciones. Nuestra voluntad individual se materializará en una cierta voluntad social que, sin duda, influirá en nuestra vida y la vida de nuestras familias y afines próximos. La decisión que tomemos, mínima desde un punto de vista colectivo, pero, quizás determinante, condicionará en el futuro nuestras expectativas y realizaciones. Por ello, hemos de votar y, sobre todo, votar bien.

Es manifiesta la algarabía política en la que estamos sumidos: en un contexto de probada corrupción sistémica y falaces interpretaciones de la realidad propagadas por los medios de comunicación, vemos a un conjunto de partidos e instituciones que, en deriva permanente, yerran, incumplen sus compromisos y surcan el océano de la estulticia, al modo medieval de la Nave de los Necios, de Sebastián Brant. Evidentemente, la decisión que tomemos será difícil. Partidos políticos que parecían serenos, pacíficos y consecuentes, hoy se presentan radicales y punitivos, quizás afectados por el virus de la desconfianza y el populismo extremo. Por su parte, partidos alternativos, demonizados como radicales y caóticos, hoy aparecen abanderando la razón y la necesaria serenidad para los tiempos que nos ha tocado vivir. Nuestra es la decisión. ¡Suerte y buen tino!¡Tu particular elección nos afectará a todos!.

 «Haced política, porque si no la hacéis, alguien la

hará por vosotros y probablemente contra vosotros».

Antonio Machado

mar

01

oct

2019

Decidir es vivir

LA vida es un itinerario lleno de bifurcaciones, atajos, desvíos y extravíos; en tal sentido, podría decirse que vivir es, sustancialmente, decidir, ejerciendo nuestra libre voluntad. Y de decidir ante las urnas democráticas se tratará el próximo 10-N, eligiendo una de las opciones que se van a presentar como candidatas al gobierno del Estado español. Pero el ejercicio de votar responsablemente requiere hallarse en posesión de una información objetiva previa, además de poner a prueba una madurez de juicio sólido y razonable a la hora de decidirse por una u otra papeleta. Puede parecer una obviedad lo anterior, más el constante lavado de cerebro que los pretendientes políticos y medios de comunicación partidarios imponen a la ciudadanía, de manera casi siempre sesgada, parcial e interesada, distorsiona de facto la posible toma de decisión de muchos ciudadanos, nublándoles la mente a la hora de acudir a un acto profundamente cívico, que requiere practicar un sereno raciocinio crítico y audaz.

     Vivir y participar día a día de la oferta cultural del Ateneo de Badajoz proporciona una plural y valiosa información que permite desenmascarar las falsas promesas y apariencias que suelen abundar en el discurso político de muchos embaucadores de oficio general y beneficio particular. Votar debe ser, ante todo, un irrenunciable ejercicio de responsabilidad cívica y ética. Votemos con libertad. Participemos en este foro ateneísta, plural, cultural y positivo.

 

 

dom

01

sep

2019

Un nuevo curso, una nueva oportunidad

COMO cada año, tras los meses estivales, en los que el calor y el tiempo vacacional han centrado la vida pacense, el Ateneo de Badajoz abre sus puertas con ilusiones renovadas y las pilas llenas de energía para acercar a las gentes de la ciudad un repertorio de actividades culturales, desde nuestro punto de vista, ilusionantes. Esta institución, como siempre, está abierta a todos, por lo que esperamos vuestras propuestas e inquietudes a través de las redes sociales o en nuestro correo electrónico: secretaria@ateneodebadajoz.org. Empezamos septiembre con un aperitivo de las ambrosías que nos esperan durante este curso 2019/2020. Tendremos novedades, aspirando así a llenar el apetito cultural de la ciudad. Como siempre, os esperamos con toda nuestra ilusión y empeño en el apoyo a la cultura pacense. A su vez queremos aprovechar este inicio de curso para invitarle a hacerse socio del Ateneo de Badajoz y dar apoyo a tu ciudad. Son solo 40 euros al año, que desgravan en la declaración de la Renta, con los que promocionar la lectura entre los colegios de Badajoz, apoyar el cultivo de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra provincia y nuestra región; potenciar a quien se inicia en el mundo de las artes, las ciencias y las letras o recuperar las tradiciones y conocimientos perdidos de nuestra provincia.

     No nos dejéis solos, sin vosotros este esfuerzo no tiene sentido, no os quedéis en casa mirando a la nada, Badajoz tiene opciones, Badajoz tiene cultura, Badajoz tiene Ateneo. Podemos diseñar, crear y construir el lugar más maravilloso del mundo, una utopía cultural, pero se necesitan personas, se os necesita a vosotros, ciudadanos de Badajoz, para hacer ese sueño realidad. No nos deis la espalda, estamos por y para vosotros. Os esperamos.

jue

11

jul

2019

Nos vemos en septiembre

LA cultura no sabe de vacaciones, pero la secretaría del Ateneo sí. Volveremos en septiembre, con pilas cargadas y un sin fin de actividades.

   Recuerda que puedes hacernos llegar tu propuesta a través de nuestro correo secretaria@ateneodebadajoz.org

jue

02

may

2019

MEMORIA Y GRATITUD

Se nos murió como vivió: Sin hacer ruido ni molestar a nadie, corroborando que ANTONIO REGALADO GUAREÑO fue genio, de genial, y figura hasta la sepultura. El Ateneo de Badajoz, sin él, ha perdido uno de sus valores - ya valedores - más significativos y constantes; como veterano militante y como tesorero intachable; como persona y personaje ducho en las más variadas disciplinas del saber: filosofía, pedagogía, música y canto coral, flamencología... Ya en los albores de la actual democracia fue concejal electo de cultura por UCD, y así mismo Director General de Cultura designado por el Consejero don Tomás Martín Tamayo. 

 

Dotado de unas capacidades innatas para la narrativa oral, en sus últimas décadas plasmó por escrito, sin otro apoyo que su privilegiada memoria, una serie de libros con Badajoz de su infancia y niñez de intramuros tras las posguerra; sus vivencias en el seminario San Atón... finalizando con "La sacristía", novela de gran aliento y vigorosa pulcritud estético/literaria.

 

No obstante, la música en toda su diversidad sonora y expresiva constituyó para ANTONIO REGALADO GUAREÑO su principal soporte vital y razón existencial: fundador de las Escuelas Municipales de música; maestro titular de pedagogía musical en diversos colegios privados de E. Primaria; fundador-director de los XX Encuentros de corales "Hermano Daniel" con gran repercusión nacional; socio de peñas de arte flamenco y autor de ensayos sobre notables flamencólogos extremeños. Sus años postreros los volcó en la co-fundación y presidencia de la Asociación de Amigos de la Banda Musical del Ayto. de Badajoz, con casi 350 personas asociadas que tienen domicilio social en este Ateneo. Asimismo, ha sido guitarrista del Conjunto de "Pulso y púa" dirigido por don Miguel Lucas en nuestro Ateneo.

 

Descanse en paz nuestro benemérito e incansable tesorero don ANTONIO REGALADO GUAREÑO y, dondequiera que se halle, reciba la imborrable e inmensa gratitud del Ateneo de Badajoz, y la calidez humana de nuestro mayor abrazo ateneísta.

lun

01

abr

2019

Filosofía para niños

Este año, el Ateneo ha iniciado el desarrollo de una nueva actividad que, sorprendentemente, se ha convertido en un éxito de participación y buenas sensaciones. Se trata del taller de Filosofía para niños.

 

Básicamente se trata de sacar a la luz el filósofo en potencia que hay en cada crío, promoviendo la reflexión y la crítica estructurada de todo aquello que nos es dado en la naturaleza o la sociedad en la que vivimos. ¿Por qué la vida se acaba? ¿Cómo decimos que los números existen si no podemos tocarlos? ¿Qué ocurre cuando uno muere? ¿Es posible demostrar la existencia o no existencia de Dios? ¿Cómo podemos saber que los animales no piensan? ¿Cómo podemos saber que nuestros actos están bien o están mal? ¿Cuál es nuestro papel en la naturaleza? ¿Qué es la moral? ¿Qué es la ética? ¿Qué es el conocimiento? ¿Dónde vivimos y qué papel hemos de representar? 

 

<<Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres>>, sentenció Pitágoras hace ya unos 2.500 años. Sin embargo, la Filosofía, la disciplina que precisamente enseña a pensar, a cuestionar, a sacar conclusiones, a aplicar respuestas críticas a los problemas cotidianos y, en definitiva, a vivir de forma reflexiva no sólo se encuentra cada vez más arrinconada en los planes de estudio (se considera conocimiento inútil).

 

Durante mucho tiempo incluso ha estado vetada a los más pequeños.

 

En nuestra casa, estamos comprobando que abrir un foro como este suscita grandes expectativas y grandes satisfacciones, no sólo entre los peques sino también entre los progenitores y mayores.

mié

06

mar

2019

Reflexión para tiempos líquidos, con pérdida de referentes

En los tiempos en los que todo era sólido, la mediocridad radical no refulgía abiertamente y, de puntillas, procuraba pasar desapercibida. De tal modo que los caudillos y magnates-guía aparecían cubiertos de una tersa pátina de autoridad y calidad, de previsible fiabilidad y consistencia. Incluso, el aditivo cultural y la elocuencia fluida mejoraban el producto, dando lugar a líderes y referentes suficientemente dignos y fiables.

 

Hoy, estas circunstancias han cambiado absolutamente y nuestra sociedad deambula, como pavo sin cabeza, inmersa en un contexto a todas luces indeseable y pletórico de ambiguas patologías. 

Podemos encontrar un presidente de EE.UU. analfabeto profundo, carente de talla o borracho; un Papa miope, incapaz de resolver los problemas que aquejan a su Iglesia, por falta de convencimiento o a un dirigente político que no sabe distinguir entre corrupción y buen gobierno. Incluso un académico que no entiende lo que es la lectura comprensiva o la locuacidad estimulante.

 

Ante este panorama, ¿qué podemos esperar de nuestro tiempo? ¿qué referentes hemos de buscar para nuestro progresivo crecimiento? ¿dónde hemos de situar nuestro listón límite que nos determine el portal de la mediocridad?

vie

01

feb

2019

Tiempos de recuerdo

El 22 de febrero de 1939, fallece, inoportunamente, a los 63 años, el poeta Antonio Cipriano José María Machado Ruíz, en Colliure (Francia). Valgan estas breves líneas como sentido homenaje y especial recuerdo a un creador de nuestra conciudadanía, que nos abandonó antes de tiempo y en circunstancias nada deseables.

 

"Nuestras horas son minutos

 cuando esperamos saber,    

 y siglos cuando sabemos     

lo que se puede aprender."

mar

15

ene

2019

ROMPIENDO UNA LANZA EN PRO DE LA ARMONÍA SOCIAL

COMIENZA un nuevo año y aún no vemos un horizonte de armonía social. Nuestro país se encuentra sumido en un torbellino centrípeto y vertiginoso, que anuncia una implosión, ineludiblemente destructiva. Seguro que las causas no tienen origen en cualquier patología social o predestinación genética de nuestra colectividad, sino más bien en la ausencia de talla que domina los valores y comportamientos de la mayoría de nuestros gobernantes. Este no es un problema nuevo, pues la Historia de nuestra sociedad contiene múltiples ejemplos que lo evidencian sin matices. Además, tampoco es un problema que nos afecte única y especialmente. Muchos otros pueblos y sociedades también sufren esta desarmonía social. Y numerosos intelectuales han llamado a la reflexión y al sosiego. Un ejemplo. Lo que dice José Ingenieros en su bello libro "Las fuerzas morales".

"El patriotismo nacional se extiende al horizonte político. Mientras los pueblos de origen distinto se desenvuelvan en medios diferentes, existirán agrupaciones nacionales con características diversas, en lo ético y en lo mental. Esa heterogeneidad es conveniente para la armonía humana; el conjunto es beneficiado por la acentuación de los rasgos propios de cada una, en el sentido más adecuado a su medio. La tipificación nacional ensancha y perfecciona el primitivo amor al terruño, extendiéndolo al horizonte civil de la nación. Cuando pueblos heterogéneos se encuentran reunidos en un mismo Estado, los vínculos morales pueden faltar y la unidad es ficticia mientras hay subyugamiento. No existen ideales comunes a los opresores y a los oprimidos, a los parásitos y a los explotados. La autoridad no basta para imponer sentimientos a millones de hombres que cambian de nacionalidad cuando lo resuelve un consejo de diplomáticos o lo impone con su garra un conquistador. El sentimiento nacional, que florece en las uniones de pueblos afines, no concuerda forzosamente con el patriotismo político, encaminado a consagrar los resultados de la camándula o de la violencia. No es patriotismo el que de tiempo en tiempo chisporretea en adjetivos, sino el que trabaja de manera constante para la dicha o la gloria común"

En el nuevo año, cuidemos nuestra convivencia y elijamos con precisión y adecuadamente a nuestros políticos.

Leer más

sáb

01

dic

2018

La búsqueda del mejor destino

SI hubiera de tenerse en cuenta la buena opinión que todos los hombres tienen de sí mismos, sería imposible discurrir de los que se caracterizan por la ausencia de personalidad. Todos creen tener una; y muy suya. Ninguno advierte que la sociedad le ha sometido a esa operación aritmética que consiste en reducir muchas cantidades a un denominador común: la mediocridad.

     Barcos de amplio velamen, pero sin timón, no saben adivinar su propia ruta: ignoran si irán a varar en una playa arenosa o a quedarse estrellados contra un escollo.

Leer más

jue

01

nov

2018

Los partidos políticos se desmoronan

ES el título de un impresionante cuadernillo publicado (número 3 de la revista Cuadernos de Eldiario.es) ya hace unos años (2013), con la contribución de numerosos autores y que, quizás, no debería haber pasado desapercibido. Ha pasado un lustro y las consecuencias del deterioro político están aflorando. Por ello queremos recuperar parte del mensaje que significó en su día.

 

Porque «la evidente crisis de partidos y políticos no es un subproducto de la crisis económica, responde a una larga lista de problemas que en estos momentos ya no se pueden obviar. Su crisis es evidente. Ni siquiera los propios partidos la niegan: nunca antes los ciudadanos han confiado menos en ellos y aparecen en las encuestas como uno de los mayores problemas de la sociedad. Su imagen está bajo mínimos, tienen un enorme problema de credibilidad y no son pocos los políticos que se enfrentan, a diario, con abucheos en casi cualquier lugar al que acuden.

 

Es cierto que hay partidos y partidos, y que aquellos que defienden que ‘todos los políticos son iguales’ suelen apoyar a los peores. Pero es un error pensar, como algunos prefieren creer, que esta crisis de los partidos es solo un subproducto de la crisis económica: que cuando el paro baje y suba el PIB, todo volverá a la normalidad. No tiene pinta de que vaya a ser así. El deterioro de las instituciones es tan profundo que no solo la recuperación económica bastará para recuperar la confianza de unos ciudadanos cuyas convicciones democráticas, sin embargo, no están en duda: el apoyo a la democracia representativa alcanza máximos históricos. Es el funcionamiento y la calidad de esa democracia lo que está en cuestión, empezando por sus cimientos: por los partidos. Su crisis responde a una larga lista de contradicciones, de problemas que hace años que están ahí, pero que ahora ya no se pueden obviar».

mié

03

oct

2018

Sólo con educacion podremos cambiar el mundo

“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los
acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las judias,
del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones
políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo
que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el
menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe
y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”
Bertolt Brecht, 1898-1956

lun

17

sep

2018

¡Qué se abra el telón!

TRAS los meses estivales, en los que el calor y el tiempo vacacional han centrado la vida pacense, el Ateneo de Badajoz abre sus puertas con ilusiones renovadas y las pilas llenas de energía para acercar a las gentes de la ciudad un repertorio de actividades culturales, desde nuestro punto de vista, ilusionantes. Esta institución, como siempre, está abierta a todos, por lo que esperamos vuestras propuestas e inquietudes a través de las redes sociales o en nuestro correo electrónico: secretaria@ateneodebadajoz.org.

 

     Empezamos septiembre con un aperitivo de las ambrosías que nos esperan durante este curso 2018/2019. Tendremos novedades en nuestras secciones, aspirando así a llenar el apetito cultural de la ciudad. Como siempre, os esperamos con toda nuestra ilusión y empeño en el apoyo a la cultura pacense. A su vez queremos aprovechar este inicio de curso para invitarte a hacerte socio del Ateneo de Badajoz y dar apoyo a tu ciudad. Son solo 40 euros al año, que desgravan en la declaración de la Renta, con los que promocionar la lectura entre los colegios de Badajoz, apoyar el cultivo de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra provincia y nuestra región; potenciar a quien se inicia en el mundo de las artes, las ciencias y las letras o recuperar las tradiciones y conocimientos perdidos de nuestra provincia.

 

     No nos dejéis solos, sin vosotros este esfuerzo no tiene sentido, no os quedéis en casa mirando a la nada, Badajoz tiene opciones, Badajoz tiene cultura, Badajoz tiene Ateneo. Podemos diseñar, crear y construir el lugar más maravilloso del mundo, una utopía cultural, pero se necesitan personas, se os necesita a vosotros, ciudadanos de Badajoz, para hacer ese sueño realidad. No nos deis la espalda, estamos por y para vosotros. Os esperamos.

vie

01

jun

2018

Tiempos de recuerdo y añoranza

EL pez más viejo del río

de tanta sabiduría

como amontonó, vivía

brillantemente sombrío.

Y el agua le sonreía.

 

Tan sombrío llegó a estar

(nada del agua le divierte)

que después de meditar,

tomó el camino del mar,

es decir, el de la muerte.

 

Reíste tú junto al río,

                                                  niño solar. Y ese día

                                                 el pez más viejo del río

                                                   se quitó el aire sombrío.

                                                   Y el agua te sonreía.

 

«A Manolillo, con pena», Miguel Hernández

mar

01

may

2018

Tiempos de más vergüenza

ESTE primer cuatrimestre de 2018 hemos presenciado, para nuestra ignominia y desventura, el momento más triste y álgido

de una situación que venimos padeciendo desde hace ya no pocos años: el ónfalo de la corrupción política y de gobierno, singular e institucional, ha estallado por fin, salpicando de heces a propios y extraños, personas, instituciones, símbolos e imágenes, creencias y apariencias; en definitiva, de todo aquello que pensábamos que era sólido e intocable. 

El asunto ‘Cifuentes’ y su fétido contexto nos ha dejado sin palabras y con un infinito desasosiego y desorientación. ¿Cómo administraremos nuestra minuciosa y dedicada labor diaria al buen hacer, la lucha contra los innumerables vicios y debilidades que se nos enfrentan, nuestras graves carencias y dependencias, si los que dicen representarnos y nos gobiernan, mienten y engañan, no cumplen con lo que prometen y descomponen los principios directores de todo contrato social? 

     En palabras acertadas de Javier Pérez Royo, «El Máster de Cristina Cifuentes ha sido la expresión de una corrupción institucional de alcance general. Por las personas e instituciones implicadas y porque desnaturaliza el derecho a la educación, que constituye, juntamente con el derecho a recibir información y el derecho de participación, la tríada definidora de la ciudadanía y, por tanto, de la igualdad constitucional.

   El derecho a la educación es, además el vehículo institucionalizado del principio de ‘mérito y capacidad’, que, desde el Preámbulo de la Constitución Francesa de 1791, es lo que diferencia la sociedad del ‘Antiguo Régimen’, constituida en torno a la categoría de ‘privilegio’, de la sociedad del Estado Constitucional, constituida en torno al principio de ‘igualdad’». (El diario.es, 26 de abril, 2018).

¡QUE LOS DIOSES NOS AYUDEN!

 

 

dom

01

abr

2018

¡¡País!! Stultifera navis

mar

01

jun

2021

Tiempos de lectura

Desgrana la primavera y rememoramos, como todos los años, con voluntad proactiva, el ejercicio de esa facultad nuestra, la lectura, que nos ayuda a viajar por la senda de la utopía, la imaginación y la creatividad.

 

Así, esas recreaciones simbólicas y textuales, que interpretamos e interiorizamos en nuestra más profunda subjetividad, facilitan el descuido momentáneo de la terca y dura realidad, posibilitando que nuestro ánimo goce con fugaces periodos de felicidad.

 

Dice bien Irene Vallejo en su breve, pero denso “Manifiesto por la lectura”: “En estos días inciertos, cuando parece que los gritos se oyen más que los susurros, los libros siguen manteniendo vivo el diálogo silencioso de un par de ojos que escuchan la voz de unas hileras de letras. En los anaqueles de las bibliotecas, en las mesas de las librerías, en los tenderetes al aire libre, conviven juntos libros escritos en países adversarios, incluso en guerra unos con otros. Atlas físicos del mundo y manuales de interpretación de los sueños. Ensayos monográficos sobre microbios o galaxias. La autobiografía de un general al lado de las meditaciones de un desertor. Novelas posapocalípticas apiladas junto a utopías rebosantes de esperanza. Memorias con dosis de amnesia y ciencia ficción basada en hechos reales. Una evocación nostálgica y un relato de terror ambientados en el mismo día del mismo año. Los apuntes de una escritora trotamundos junto al diario clandestino de un encarcelado. Una crónica del primer amor en la tercera edad junto a la fantasía de un doble agente en la cuarta dimensión. Una novedad con la tinta todavía fresca y a su lado una obra que acaba de cumplir veinticinco siglos. Ahí no se conocen las fronteras temporales ni geográficas. Una librería, por minúscula que sea, es el mejor refugio para un cosmopolita. Y por fin, todos y cada una estamos invitados a este prodigioso viaje colectivo: extranjeros y autóctonos, personas provistas de trajes o tatuajes, pieles de color aceituna, maracuyá o nata, hombres que llevan moño o mujeres que llevan corbata. Eso se parece a una utopía.

 

Lo sabemos bien, lo narran los cuentos populares: las historias y los libros cobijan en su interior un mágico hechizo de protección, una fortaleza inmune para los humanos. Detrás de lo que hemos llegado a ser laten las rebeldías de generaciones anteriores. Leer es dar sentido al empeño de tantas maestras y bibliotecarios, de ilusos y soñadoras de nuevos mundos, de incontables Sherezades y Quijotes, de nuestros abuelos y bisabuelas que, en un país hundido en la posguerra, anhelaron mejores oportunidades para nosotros. Nos querían más inteligentes, más aladas, más lectores, más viajeras, más libres que ellos. Los libros son albergues de la memoria, espejos donde mirarnos para poder parecernos más a lo que deseamos ser. Estos frágiles universos son nuestra fuerza”.

 

 

¡Vaya nuestro mejor deseo y felicitación a los ávidos lectores, para que perseveren en su empeño y mantengan viva su afición durante toda la vida!  

vie

30

abr

2021

Un recuerdo a la singularidad

El 12 de mayo del año en curso se cumple el centenario de la muerte de una mujer singular, anclada en su época y, a todas luces, meritoria por su significación, compromiso y rotundidad de carácter. Pionera significada en la vindicación femenina y, como siempre ocurre en personajes tan sobresalientes, contradictoria en sus principios y valores, rumbos y planteamientos. Emilia Pardo Bazán, nace en A Coruña, el 16 de septiembre de 1851 y fallece en Madrid, el 12 de mayo de 1921. Fue una destacada novelista, periodista, feminista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora, docente y conferenciante, introductora del naturalismo en España. Fue, así mismo, una esforzada precursora con sus ideas acerca de los derechos de la mujer y el feminismo, reivindicando siempre la instrucción de las mujeres c o m o algo fundamental y necesario, dedicando una parte importante de sus desvelos a defenderlo. Entre su obra literaria una de las más conocidas es la novela Los pazos de Ulloa (1886). En 1906 llegaría a ser la primera mujer en presidir la sección de literatura del Ateneo de Madrid y la primera en ocupar una cátedra de literaturas neolatinas en la Universidad Central (1916), además de ser nombrada (1910) Consejera de Instrucción Pública por Alfonso XIII. Pardo Bazán tuvo una intensa vida social, relacionándose con políticos (Castelar, Pi y Margall, Cánovas y Canalejas) e intelectuales de la época (Giner de los Ríos, Menéndez Pelayo, Pérez de Ayala, Miguel de Unamuno, Ramón de Campoamor, Clarín, José María de Pereda, Valera, o Wenceslao Fernández Flórez). Valgan estas breves líneas como merecido recuerdo a una mujer dinámica y comprometida, singular, en definitiva.

lun

05

abr

2021

El espectáculo político, lodo para llorar

Si no fuera por el drama que vivimos, la pandemia vírica y sus consecuencias (crisis sanitaria, económica y social), lo que está ocurriendo con la clase política de nuestro país podría calificarse de espectáculo esperpéntico, en el más amplio sentido del término y, sin duda, da pie a pensar que no tenemos solución ni futuro, que nuestra España podría ser un estado fallido. ¿Cómo es posible que partidos políticos que rezuman corrupción por cualquier pespunte, individual o colectivo, perseveren en su estado nocivo sin recibir la más mínima sanción correctora o reprimenda de sus acólitos y seguidores? ¿Dónde guardaron estos partidos sus principios y valores, que tanto enarbolan y escupen como arma arrojadiza, para denostar a los contrarios? ¿Cómo puede un político de lista cambiar de partido, pasando de un programa que se supone asumido a otro programa, cuyos objetivos declarados son diferentes e, incluso, contradictorios? ¿Cómo podemos defendernos de partidos políticos que, descaradamente, ofrecen puestos y prebendas, personalmente seductoras, a los líderes de otros partidos en confrontación? ¿Qué sanción debe recibir un tránsfuga o un traidor partidario? ¿Cómo es posible que haya ciudadanos que sigan votando, con los ojos cerrados o abiertos, a políticos mediocres de hecho, corruptos, incompetentes y tránsfugas? ¿Qué justificación puede encontrarse para que haya determinados partidos políticos que, después de haber perdido campañas innúmeras siempre reduciendo su representación, sigan pujando por mantenerse en el poder, aún a expensas de alianzas extemporáneas y contradictorias? ¿Cómo puede un partido defender confrontaciones violentas y, sin embargo, recibir el beneplácito de un número señalado de ciudadanos? ¿Hemos olvidado nuestros valores? ¿Hemos olvidado nuestra historia? ¿Navegamos en el mar de la necedad, próximos al arrecife de la imbecilidad? Está claro que debemos buscar soluciones: nuestra única arma, el voto y la actitud.

lun

01

mar

2021

¡Una llamada al recuerdo!

Nuevamente, y en medio de una mortal pandemia que a todos nos acosa, debemos romper una lanza en pro del recuerdo a los débiles. En contra de los insensatos, banales y bandidos, y a favor de aquellos que sufren las consecuencias de sus decisiones, actuaciones y omisiones. Las palabras que hace ya años plasmamos en esta misma Agenda siguen siendo oportunas y válidas: Cuando casi todo el mundo dirige su atención al escándalo y dislates de los mandatarios políticos, cada vez menos consecuentes y sensibles al drama social de nuestra maltrecha humanidad. Cuando las consecuencias debidas a nefastas decisiones y acciones claramente erradas están poniendo en peligro la supervivencia de nuestro planeta o el futuro de la Humanidad, sin la posibilidad de allegar medidas correctivas de urgencia. Cuando miles de personas se hacinan en lamentables condiciones de precariedad, sufrimiento y abandono, consecuencia de nuestro egoísmo desaprensivo y sin que movamos un dedo para mitigar su situación. Merece la pena romper una lanza por ellos, contribuyendo a generar una ola de empatía humanitaria que alivie lo más posible su tormento.

vie

01

ene

2021

2021, un año de nueva esperanza

Termina el año 2020 y aún no hemos salido de la triste situación que nos acongoja. Parece, sin embargo, que se atisba algo de luz al fondo del túnel: vacunas y propósitos de enmienda. Tenemos, por supuesto, que portarnos bien, ser obedientes para con las indicaciones de nuestros políticos gestores y actuar con prudencia, evitando el acoso de Doña Estulticia. Haciendo de tripas corazón, debemos aislar lo más posible a nuestros mayores(por su bien), evitar el intercambio directo de cariño con nuestros seres queridos (por nuestro bien), fomentar una mínima socialización con nuestros allegados (por el bien de todos), abandonar nuestro afán de movilidad geográfica y temporal (imprescindible el estancamiento forzado de los ciudadanos) y olvidar (hasta nuevo aviso) nuestra comunión con la Naturaleza y la Sociedad (para bien de nosotros y de los demás). Amén de ser limpios (asepsia permanente) y portar una conveniente máscara protectora. Todo esto nos acompañará durante un tiempo, nada preciso, y pese a que hayamos promovido (de la noche a la mañana) ingentes cantidades de vacunas, casi sin tiempo (al parecer) de comprender el comportamiento y naturaleza del virus. ¿Recuerdan el relato de H. G. Wells, “La guerra de los mundos”? Parecía que todo estaba perdido para la humanidad y los invasores todopoderosos tuvieron que infectarse con un virus dañino. Pues ahora nos ha ocurrido lo mismo, pero al revés: la Naturaleza estaba perdida con nuestro natural desafuero y prepotencia, y tuvimos que agarrar el virus. Un virus que acabará por cambiar nuestra vida y costumbres. Es una pena que no aprendamos casi nunca. Quizás la causa radique en la estulticia crónica que padecemos. Llega pues 2021 con su vacuna ¡Cantemos a la esperanza! ¡Cantemos a la alegría! Recordemos en este momento el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven ¡Es el momento de oír en su honor la Novena Sinfonía y su canto a la alegría!

mar

01

dic

2020

2020, un año que no olvidaremos

LLEGA diciembre y con él una nueva esperanza de vida: 2021. La posibilidad de una vacuna, protectora, que no remedio, nos hace ver a este año futuro todavía como el inicio de un nuevo trayecto, más esperanzador, en nuestra vida, libre de la pandemia y en el que quizás recuperemos el tiempo perdido, las ilusiones truncadas y nuestras mejores costumbres, que tuvimos la necesidad de abandonar. No así, por desgracia, a muchos mayores, conocidos, amistades y familiares que nos abandonaron forzadamente, sin eximición y muy en contra de su voluntad. 2020 ha sido un año en el que hemos podido comprobar, sin alguna duda, lo efímera y frágil que es nuestra especie ante cualquier mínimo ataque del medio en el que vivimos. Hemos aprendido que no hay que olvidar nunca nuestra exigua condición ante una Naturaleza que nos rodea y permanece siempre poderosa y activa. Pensábamos, todo poderosos, que habíamos ganado la batalla y que ya sólo quedaba, con tranquilidad y sin prisas, que nos concienciáramos, sin modificar nuestro ritmo de crecimiento, para atenuar el impacto ya perceptible en el medio ambiente que nos da cobijo. Altivos y arrogantes, abandonamos nuestra preocupación por mantener el cultivo cultural y la afirmación de la ciencia madre, que siempre fueron nuestra histórica tabla de salvación ante las eventuales adversidades, siempre presentes, del mundo natural. Dedicamos nuestro tiempo a enfrentar pareceres e intereses, poder y dominio, futilidades y estulticia, sustrayendo nuestra atención de lo que verdaderamente interesa. Pero en 2020 surgió el problema del virus, ser minúsculo aunque nocivo, y aquí nos vemos, desconcertados e indefensos, desorganizados y aturdidos, casi en desbandada. Esperemos que el nuevo año de esperanza, 2021, nos sea leve y hayamos memorizado la lección. ¡Suerte a todos! 

mar

03

nov

2020

Tiempos de esperanza

Dos cosas llenan el ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes cuanto más reiterada y persistentemente se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado que está sobre mí y la ley moral que hay en mí. Son cosas ambas que no debo buscar fuera de mi círculo visual y limitarme a conjeturarlas como si estuvieran envueltas en tinieblas o se hallaran en lo trascendente; las veo ante mí y las enlazo directamente con la conciencia de mi existencia. La primera arranca del sitio que yo ocupo en el mundo sensible externo, y ensancha el enlace en que yo estoy hacia lo inmensamente grande con mundos y más mundos y sistemas de sistemas, y además su principio y duración hacia los tiempos ilimitados de su movimiento periódico.

 

La segunda arranca de mi yo invisible, de mi personalidad y me expone en un mundo que tiene verdadera infinidad, pero sólo es captable por el entendimiento, y con el cual (y, en consecuencia, al mismo tiempo también con todos los demás mundos visibles) me reconozco enlazado no de modo puramente contingente como aquél, sino universal y necesario. La primera visión de una innumerable multitud de mundos aniquila, por así decir, mi importancia como siendo criatura animal que debe devolver al planeta (sólo un punto en el universo) la materia de donde salió después de haber estado provisto por breve tiempo de energía vital (no se sabe cómo). La segunda, en cambio, eleva mi valor como inteligencia infinitamente, en virtud de mi personalidad, en la cual la ley moral me revela una vida independiente de la animalidad y aun de todo el mundo sensible, por lo menos en la medida en que pueda inferirse de la destinación finalista de mi existencia en virtud de esta ley, destinación que no está limitada a las condiciones y límites de esta vida.

 

Immanuel Kant, Conclusión en La Crítica de la razón práctica (1787) Son palabras inmensas, que rebotan en nuestro entendimiento, dándonos energía y valor para superar con esperanza la pérfida situación en la que hoy sobrevive el mundo humano: lugares comunes plenos de dramatismo, dolor y mediocridad. ¡Mejor ocasión no hay para el idealismo religioso! ¡Salvaguardemos la razón y los valores éticos! 

jue

01

oct

2020

Tiempos duros

Parecía que nuestro mundo evolucionaba hacia las más altas cotas de solidez, que los sistemas democráticos se autoafirmaban y consolidaban, que el ruido y la descomposición cultural se reducían progresivamente y que el orden social progresaba, disminuyendo con evidencias el cúmulo de patologías que, crónicamente, han caracterizado el devenir histórico de nuestra especie. Había señales que evidenciaban la intensificación de la empatía entre las diversas sociedades y los colectivos que pueblan nuestro planeta (posiblemente el único en el Universo) y que podríamos anticipar objetivamente un horizonte de concordia, en colectividad y gran sintonía.

 

Pero, de pronto, casi de la noche a la mañana, nos vimos invadidos por una ola (muchedumbre) de mediocridad (política, económica, religiosa), descompensación y reemplazo de unos valores asentados por otros inestables. Nuestra democracia, tan costosamente construida, casi perdió significado y funciones, pasando a ser el sistema de convivencia menos malo pero el, posiblemente, más contaminado por la mentira y la corrupción.

 

En esto estábamos y nos invadió la pandemia de la covid-19. Un acontecimiento que nos cogió por sorpresa y sin protección: desprevenidos. Para atajar sus efectos (nunca imaginados) hemos optado por una huida hacia el individualismo; es decir, potenciando la tendencia a pensar y actuar conforme a los criterios propios de cada sujeto (como único responsable), con total independencia de las determinaciones sociales, externas a su persona. En definitiva, defendiendo la dignidad moral del individuo, es decir, de la persona singular, en relación con el contexto social que, de alguna manera, lo puede presionar. Lo cual lleva, inevitablemente, al individualismo más radical, que hace a los sujetos pensar y actuar en función no solo de sus propios intereses, sino de los placeres personales y la autosatisfacción. Dicho de otro modo, a la conjunción del egoísmo, el narcisismo, el hedonismo y el consumismo. Tratándose así de un modo precario de vivir, que deshumaniza a las personas.

mar

01

sep

2020

Renovada esperanza

INICIAMOS este curso maltrechos por la pandemia y recordando cálidamente a los que se fueron, muy a su pesar, y a los que batallaron en vanguardia para que aquellos no nos dejaran antes de tiempo; aún manteniendo la firme esperanza de que con nuestro esfuerzo y voluntaria disposición podremos y sabremos sostener el hálito cultural amigable que hubieran deseado en su presencia.

     Con las restricciones que impone, todavía, el global drama, intentaremos retomar las actividades propias de esta casa de cultura, que es el Ateneo de Badajoz, sabiendo que su dinámica natural (conferencias, charlas, coloquios, debates, seminarios, etc.) ha de permanecer siempre intacta y, si cabe ahora, de forma más intensa y selecta, en los temas que interesan a nuestra sociedad hoy.

 

     Por ello, sed bienvenidos al Ateneo de Badajoz que, el próximo mes de septiembre de 2020, comienza nuevamente a rodar.

0 comentarios

mar

24

mar

2020

PAISAJE EN LA VENTANA

La primavera llega sin prisa a mi ventana,

con su sonrisa azul, con brillos de esmeralda.

Y yo me asomo a ella en la quietud, callada,

con palidez de muerta, con mis alas quemadas.

 

Hay silencio en las calles, en calma, vaciadas.

¿Dónde están los vecinos que ayer alborotaban?

¿Dónde quedan las risas? ¿Los juegos, la algazara?

Ya no se ven los niños de paso presuroso

camino del colegio con brillo en la mirada,

cual tiernos pajarillos transportando esperanzas.

 

Me aquieto en el silencio, escucho a la mañana,

si acaso un leve trino, un piar con desgana.

Me esfuerzo, y sí, diviso, revuelos de alas blancas

en la hondura del pino enfrente a mi ventana.

 

Respiro y olfateo la brisa que me abraza

y lame las heridas de mi desierta casa.

Un día más, me reafirmo, para seguir viviendo,

para ver lo que pasa, sostenida en los rezos

que contienen el miedo, que alivian la nostalgia.

 

Un día menos, me digo, que me acerca a la vida

prendida en tu mirada, a los días sin fronteras,

al caminar con calma. Al beso y al abrazo

de amigos y familia que siento tanto en falta.

 

Al cálido refugio que brinda la palabra

 

Enfrente de la mía hay ventanas con alma,

con risas y con sueños y no puedo alcanzarlas.

Brilla el sol y en el cielo hay racimos de nubes

con signos comprensibles de amor y de esperanza:

<<Volverán los abrazos, ten fortaleza, aguanta…

Te encontrarás a salvo si te quedas en casa>>

 

Chari Llanos Pineda. (Derechos reservados)

(23 de marzo de 2020)

 

 

dom

01

mar

2020

Más poesía...menos politiquería.

 

El pez más viejo del río

 

de tanta sabiduría

 

como amontonó, vivía

 

brillantemente sombrío.

 

Y el agua le sonreía.

 

 

Tan sombrío llegó a estar

 

(nada del agua le divierte)

 

que después de meditar,

 

tomó el camino del mar,

 

 es decir, el de la muerte.

 

                                                                                Reíste tú junto al río,

 

                                                                                niño solar. Y ese día

 

                                                                                el pez más viejo del río

 

                                                                                se quitó el aire sombrío.

 

                                                                                Y el agua te sonreía.

 

                                                                                     (Miguel Hernández)

 

 

 

En estos tiempos de incertidumbre y turbulencia, quizá nunca hayamos necesitado tanto del poder de la poesía para acercar a las mujeres y los hombres, para forjar nuevas formas de diálogo y para cultivar la creatividad que todas las sociedades necesitan hoy día. Este es el mensaje de la UNESCO en el Día Mundial de la Poesía”.

 

 

Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Poesía, 21 de marzo de 2015

 

sáb

01

feb

2020

En reconocimiento

C ELEBRAMOS el 11 de este mes de febrero el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la Ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, en su resolución del 22 de diciembre de 2015. El motivo de esta celebración es la brecha de género que aún existe en el sector de la ciencia, la tecnología, las ingenierías y las matemáticas. Desafortunadamente las niñas y las mu-j eres se siguen enfrentando a barreras que les impiden participar plena-m ente en estas disciplinas.

mié

01

ene

2020

A más espacios de confusión, más tiempos de esperanza.

NACIÓN, pueblo soberano, soberanía nacional, etcétera, son ficciones ideológicas que han funcionado con éxito (…), sin que su carácter etéreo y su imprecisión conceptual hayan sido obstáculo para las identificaciones de rigor, que el pueblo ha necesitado siempre para sentirse importante y figuradamente partícipe en los asuntos públicos. 

    Cuando hoy día se piensa en un Estado, se piensa normalmente en un Estado-nación, y cuando se piensa en la categoría de ciudadano, se piensa en los ciudadanos de un determinado Estado-nación. Pero como constructo ideológico que es, la nación es un concepto que conlleva también todas las debilidades intrínsecas de su fundamentación artificial. (…). Por lo que se refiere a esta, los nacionalistas han recurrido tanto a elementos racionales como emocionales. El elemento racional más relevante sustenta la idea de nación sobre el principio democrático (…) Otros (…), entendieron, sin embargo, que la nación era algo vivo, enraizado en la tierra, la cultura y las costumbres, y manifestaba su esencia y voluntad en el espíritu del pueblo. El contraste entre estos dos elementos fue patente en algunos momentos históricos, (…). Pero, como muchas disputas importantes, (nunca) se resolverían de forma definitiva ni con votos ni esgrimiendo razones culturales o históricas, sino por la guerra.

    Si el principio democrático de la nación apela a la voluntad (tácita o manifestada), el principio emocional de la nación histórica tiene una mayor tendencia a apelar a la fuerza como última ratio. Ambas concepciones, no obstante, terminan por fusionarse con el tiempo en diferentes variantes, ya que los elementos voluntaristas e históricos hoy en día generalmente van siempre de consuno, primando el énfasis en uno o en otro en función de la mejor estrategia para conseguir el propósito de la independencia. 

    (…) Como constructo ideológico, la nación no es más que un invento; si se quiere invento exitoso, dada la facilidad que tienen todos los pueblos para sentir fascinación por ellos mismos. En el montaje de esta idea solo se acude a la historia en busca de legitimación, para lo cual se inventan y falsean orígenes y raíces por la necesidad narcisista que todos los grupos sociales tienen de un pedigrí totémico de tribu para sentirse importantes y diferentes a fin de superar sus complejos de inferioridad. La nación proporciona, de esta forma, la identidad narrativa que todo pueblo necesita o cree necesitar porque lo han convencido de ello, estimulándolo como consecuencia a que luche por la independencia para cumplir ese supuesto destino que la historia le tiene reservado. Los nacionalistas sustentan la necesidad de sentirse parte de algo importante con una historia inventada o recreada ad hoc, la cual es exaltada con rememoraciones rituales y con toda suerte de símbolos (…) 

    Pero como la legitimación histórica suele resultar insuficiente, se acude a un victimismo hiperbólico para justificar la lucha o la necesidad imperiosa de un referéndum salvador. 

    Pero por encima de las diferencias políticas, el nacionalismo, por la pasión que le impulsa, capaz de nublar cualquier idea o racionalidad en los propósitos, tiene la capacidad de eclipsar a todas las ideologías en los momentos más fragosos de sus luchas. Así, distintos partidos de ideologías extremas han unido sus fuerzas dentro de sus respectivos países, obviando sus diferencias y traicionando incluso sus principios, en torno a la misma alucinación nacionalista. En gran medida el nacionalismo separatista contamina el debate político en el interior de los Estados. Los liberales dejan de hablar de libertad, los socialistas aplazan su apuesta por la solidaridad y los conservadores radicalizan sus posturas centralistas».

 

Diego Quintana de Uña,

‘La República mediocre’, 2018

 

 

No es fácil ver cómo las formas más

extremas de nacionalismo pueden sobrevivir

a la larga, cuando ya los hombres han visto

la Tierra en su verdadera perspectiva,

como un pequeño globo contra la inmensidad

de las estrellas.

Arthur C. Clarke

dom

01

dic

2019

Seguimos desolados, pero con esperanza.

Cuenta el mito que Zeus encargó a Prometeo (el que piensa antes) repartir bienes y dones entre todos los seres vivientes. Por razones no aclaradas, el Titán delegó este deber en su negligente hermano Epimeteo (el que piensa después), quien se ocupó del asunto con presteza y entusiasmo, cumpliendo bien, en general, con la encomienda. Otorgó plumas a las aves y escamas a los peces y fue dejando las cosas tal como hoy las encontramos en nuestro diario devenir; pero se olvidó del ser humano en el reparto. El desaguisado tuvo que arreglarlo su audaz hermano Prometeo, robando del Olimpo el fuego sagrado y con la finalidad de dotarle de un instrumento útil y apropiado con el que defenderse y progresar en la vida.

     Los dos hermanos, en realidad, representan las dos facetas que coexisten en cada ser humano: una de ellas, como Epimeteo, olvidadiza y torpe, brutal, salvaje, incapaz de pensar antes de actuar; estúpida, mansa, obediente y ovina. La otra faceta, cual Prometeo, representa la capacidad para planificar y prever el futuro, así como el criterio para subordinar lo bestial a la inteligencia y al espíritu; la decisión de rebelarse contra la obediencia estulta y la valentía y determinación para construir algo duradero que resista los embates del tiempo.

     El mito plasma con crudeza y ejemplaridad la tortura a la que Zeus sometió a Prometeo al atarlo a una piedra del Cáucaso para que soportara cada noche el dolor causado por el águila devorando su hígado, el cual veía regenerarse milagrosamente cada mañana. Prometeo, robó el fuego de los dioses artesanos, Atenea y Hefesto, para darle al hombre la capacidad de pensar antes, para servirse de él en la vida, construir útiles, entenderse con los demás y, a partir de ese fuego, crecer en sabiduría y virtud, pagando a cambio el precio inevitable del sufrimiento y del dolor.

Cuando comprendemos algo o descubrimos una verdad ya es imposible volver atrás y consolarse con las viejas mentiras o las ilusiones rotas. La verdad nos hace libres; la sabiduría generadora de luz nos liberará de la oscuridad de los prejuicios y de la ignorancia. La ceguera epimeteica es originaria, pero, cuando el Prometeo que habita en cada uno de nosotros mata su parte estúpida y bestial, se inicia inevitablemente un proceso hacia la luz que no tiene retorno. ¡Disfrutemos de la democracia! ¡Ante las dificultades vitales y sociales reforcemos nuestra conciencia y sabiduría! ¡Hasta que Heracles nos libere matando al pájaro! 

 

 

vie

01

nov

2019

Nuestro imperativo social

YA estamos en noviembre. El próximo día 10 tenemos votaciones. Nuestra voluntad individual se materializará en una cierta voluntad social que, sin duda, influirá en nuestra vida y la vida de nuestras familias y afines próximos. La decisión que tomemos, mínima desde un punto de vista colectivo, pero, quizás determinante, condicionará en el futuro nuestras expectativas y realizaciones. Por ello, hemos de votar y, sobre todo, votar bien.

Es manifiesta la algarabía política en la que estamos sumidos: en un contexto de probada corrupción sistémica y falaces interpretaciones de la realidad propagadas por los medios de comunicación, vemos a un conjunto de partidos e instituciones que, en deriva permanente, yerran, incumplen sus compromisos y surcan el océano de la estulticia, al modo medieval de la Nave de los Necios, de Sebastián Brant. Evidentemente, la decisión que tomemos será difícil. Partidos políticos que parecían serenos, pacíficos y consecuentes, hoy se presentan radicales y punitivos, quizás afectados por el virus de la desconfianza y el populismo extremo. Por su parte, partidos alternativos, demonizados como radicales y caóticos, hoy aparecen abanderando la razón y la necesaria serenidad para los tiempos que nos ha tocado vivir. Nuestra es la decisión. ¡Suerte y buen tino!¡Tu particular elección nos afectará a todos!.

 «Haced política, porque si no la hacéis, alguien la

hará por vosotros y probablemente contra vosotros».

Antonio Machado

mar

01

oct

2019

Decidir es vivir

LA vida es un itinerario lleno de bifurcaciones, atajos, desvíos y extravíos; en tal sentido, podría decirse que vivir es, sustancialmente, decidir, ejerciendo nuestra libre voluntad. Y de decidir ante las urnas democráticas se tratará el próximo 10-N, eligiendo una de las opciones que se van a presentar como candidatas al gobierno del Estado español. Pero el ejercicio de votar responsablemente requiere hallarse en posesión de una información objetiva previa, además de poner a prueba una madurez de juicio sólido y razonable a la hora de decidirse por una u otra papeleta. Puede parecer una obviedad lo anterior, más el constante lavado de cerebro que los pretendientes políticos y medios de comunicación partidarios imponen a la ciudadanía, de manera casi siempre sesgada, parcial e interesada, distorsiona de facto la posible toma de decisión de muchos ciudadanos, nublándoles la mente a la hora de acudir a un acto profundamente cívico, que requiere practicar un sereno raciocinio crítico y audaz.

     Vivir y participar día a día de la oferta cultural del Ateneo de Badajoz proporciona una plural y valiosa información que permite desenmascarar las falsas promesas y apariencias que suelen abundar en el discurso político de muchos embaucadores de oficio general y beneficio particular. Votar debe ser, ante todo, un irrenunciable ejercicio de responsabilidad cívica y ética. Votemos con libertad. Participemos en este foro ateneísta, plural, cultural y positivo.

 

 

dom

01

sep

2019

Un nuevo curso, una nueva oportunidad

COMO cada año, tras los meses estivales, en los que el calor y el tiempo vacacional han centrado la vida pacense, el Ateneo de Badajoz abre sus puertas con ilusiones renovadas y las pilas llenas de energía para acercar a las gentes de la ciudad un repertorio de actividades culturales, desde nuestro punto de vista, ilusionantes. Esta institución, como siempre, está abierta a todos, por lo que esperamos vuestras propuestas e inquietudes a través de las redes sociales o en nuestro correo electrónico: secretaria@ateneodebadajoz.org. Empezamos septiembre con un aperitivo de las ambrosías que nos esperan durante este curso 2019/2020. Tendremos novedades, aspirando así a llenar el apetito cultural de la ciudad. Como siempre, os esperamos con toda nuestra ilusión y empeño en el apoyo a la cultura pacense. A su vez queremos aprovechar este inicio de curso para invitarle a hacerse socio del Ateneo de Badajoz y dar apoyo a tu ciudad. Son solo 40 euros al año, que desgravan en la declaración de la Renta, con los que promocionar la lectura entre los colegios de Badajoz, apoyar el cultivo de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra provincia y nuestra región; potenciar a quien se inicia en el mundo de las artes, las ciencias y las letras o recuperar las tradiciones y conocimientos perdidos de nuestra provincia.

     No nos dejéis solos, sin vosotros este esfuerzo no tiene sentido, no os quedéis en casa mirando a la nada, Badajoz tiene opciones, Badajoz tiene cultura, Badajoz tiene Ateneo. Podemos diseñar, crear y construir el lugar más maravilloso del mundo, una utopía cultural, pero se necesitan personas, se os necesita a vosotros, ciudadanos de Badajoz, para hacer ese sueño realidad. No nos deis la espalda, estamos por y para vosotros. Os esperamos.

jue

11

jul

2019

Nos vemos en septiembre

LA cultura no sabe de vacaciones, pero la secretaría del Ateneo sí. Volveremos en septiembre, con pilas cargadas y un sin fin de actividades.

   Recuerda que puedes hacernos llegar tu propuesta a través de nuestro correo secretaria@ateneodebadajoz.org

jue

02

may

2019

MEMORIA Y GRATITUD

Se nos murió como vivió: Sin hacer ruido ni molestar a nadie, corroborando que ANTONIO REGALADO GUAREÑO fue genio, de genial, y figura hasta la sepultura. El Ateneo de Badajoz, sin él, ha perdido uno de sus valores - ya valedores - más significativos y constantes; como veterano militante y como tesorero intachable; como persona y personaje ducho en las más variadas disciplinas del saber: filosofía, pedagogía, música y canto coral, flamencología... Ya en los albores de la actual democracia fue concejal electo de cultura por UCD, y así mismo Director General de Cultura designado por el Consejero don Tomás Martín Tamayo. 

 

Dotado de unas capacidades innatas para la narrativa oral, en sus últimas décadas plasmó por escrito, sin otro apoyo que su privilegiada memoria, una serie de libros con Badajoz de su infancia y niñez de intramuros tras las posguerra; sus vivencias en el seminario San Atón... finalizando con "La sacristía", novela de gran aliento y vigorosa pulcritud estético/literaria.

 

No obstante, la música en toda su diversidad sonora y expresiva constituyó para ANTONIO REGALADO GUAREÑO su principal soporte vital y razón existencial: fundador de las Escuelas Municipales de música; maestro titular de pedagogía musical en diversos colegios privados de E. Primaria; fundador-director de los XX Encuentros de corales "Hermano Daniel" con gran repercusión nacional; socio de peñas de arte flamenco y autor de ensayos sobre notables flamencólogos extremeños. Sus años postreros los volcó en la co-fundación y presidencia de la Asociación de Amigos de la Banda Musical del Ayto. de Badajoz, con casi 350 personas asociadas que tienen domicilio social en este Ateneo. Asimismo, ha sido guitarrista del Conjunto de "Pulso y púa" dirigido por don Miguel Lucas en nuestro Ateneo.

 

Descanse en paz nuestro benemérito e incansable tesorero don ANTONIO REGALADO GUAREÑO y, dondequiera que se halle, reciba la imborrable e inmensa gratitud del Ateneo de Badajoz, y la calidez humana de nuestro mayor abrazo ateneísta.

lun

01

abr

2019

Filosofía para niños

Este año, el Ateneo ha iniciado el desarrollo de una nueva actividad que, sorprendentemente, se ha convertido en un éxito de participación y buenas sensaciones. Se trata del taller de Filosofía para niños.

 

Básicamente se trata de sacar a la luz el filósofo en potencia que hay en cada crío, promoviendo la reflexión y la crítica estructurada de todo aquello que nos es dado en la naturaleza o la sociedad en la que vivimos. ¿Por qué la vida se acaba? ¿Cómo decimos que los números existen si no podemos tocarlos? ¿Qué ocurre cuando uno muere? ¿Es posible demostrar la existencia o no existencia de Dios? ¿Cómo podemos saber que los animales no piensan? ¿Cómo podemos saber que nuestros actos están bien o están mal? ¿Cuál es nuestro papel en la naturaleza? ¿Qué es la moral? ¿Qué es la ética? ¿Qué es el conocimiento? ¿Dónde vivimos y qué papel hemos de representar? 

 

<<Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres>>, sentenció Pitágoras hace ya unos 2.500 años. Sin embargo, la Filosofía, la disciplina que precisamente enseña a pensar, a cuestionar, a sacar conclusiones, a aplicar respuestas críticas a los problemas cotidianos y, en definitiva, a vivir de forma reflexiva no sólo se encuentra cada vez más arrinconada en los planes de estudio (se considera conocimiento inútil).

 

Durante mucho tiempo incluso ha estado vetada a los más pequeños.

 

En nuestra casa, estamos comprobando que abrir un foro como este suscita grandes expectativas y grandes satisfacciones, no sólo entre los peques sino también entre los progenitores y mayores.

mié

06

mar

2019

Reflexión para tiempos líquidos, con pérdida de referentes

En los tiempos en los que todo era sólido, la mediocridad radical no refulgía abiertamente y, de puntillas, procuraba pasar desapercibida. De tal modo que los caudillos y magnates-guía aparecían cubiertos de una tersa pátina de autoridad y calidad, de previsible fiabilidad y consistencia. Incluso, el aditivo cultural y la elocuencia fluida mejoraban el producto, dando lugar a líderes y referentes suficientemente dignos y fiables.

 

Hoy, estas circunstancias han cambiado absolutamente y nuestra sociedad deambula, como pavo sin cabeza, inmersa en un contexto a todas luces indeseable y pletórico de ambiguas patologías. 

Podemos encontrar un presidente de EE.UU. analfabeto profundo, carente de talla o borracho; un Papa miope, incapaz de resolver los problemas que aquejan a su Iglesia, por falta de convencimiento o a un dirigente político que no sabe distinguir entre corrupción y buen gobierno. Incluso un académico que no entiende lo que es la lectura comprensiva o la locuacidad estimulante.

 

Ante este panorama, ¿qué podemos esperar de nuestro tiempo? ¿qué referentes hemos de buscar para nuestro progresivo crecimiento? ¿dónde hemos de situar nuestro listón límite que nos determine el portal de la mediocridad?

vie

01

feb

2019

Tiempos de recuerdo

El 22 de febrero de 1939, fallece, inoportunamente, a los 63 años, el poeta Antonio Cipriano José María Machado Ruíz, en Colliure (Francia). Valgan estas breves líneas como sentido homenaje y especial recuerdo a un creador de nuestra conciudadanía, que nos abandonó antes de tiempo y en circunstancias nada deseables.

 

"Nuestras horas son minutos

 cuando esperamos saber,    

 y siglos cuando sabemos     

lo que se puede aprender."

mar

15

ene

2019

ROMPIENDO UNA LANZA EN PRO DE LA ARMONÍA SOCIAL

COMIENZA un nuevo año y aún no vemos un horizonte de armonía social. Nuestro país se encuentra sumido en un torbellino centrípeto y vertiginoso, que anuncia una implosión, ineludiblemente destructiva. Seguro que las causas no tienen origen en cualquier patología social o predestinación genética de nuestra colectividad, sino más bien en la ausencia de talla que domina los valores y comportamientos de la mayoría de nuestros gobernantes. Este no es un problema nuevo, pues la Historia de nuestra sociedad contiene múltiples ejemplos que lo evidencian sin matices. Además, tampoco es un problema que nos afecte única y especialmente. Muchos otros pueblos y sociedades también sufren esta desarmonía social. Y numerosos intelectuales han llamado a la reflexión y al sosiego. Un ejemplo. Lo que dice José Ingenieros en su bello libro "Las fuerzas morales".

"El patriotismo nacional se extiende al horizonte político. Mientras los pueblos de origen distinto se desenvuelvan en medios diferentes, existirán agrupaciones nacionales con características diversas, en lo ético y en lo mental. Esa heterogeneidad es conveniente para la armonía humana; el conjunto es beneficiado por la acentuación de los rasgos propios de cada una, en el sentido más adecuado a su medio. La tipificación nacional ensancha y perfecciona el primitivo amor al terruño, extendiéndolo al horizonte civil de la nación. Cuando pueblos heterogéneos se encuentran reunidos en un mismo Estado, los vínculos morales pueden faltar y la unidad es ficticia mientras hay subyugamiento. No existen ideales comunes a los opresores y a los oprimidos, a los parásitos y a los explotados. La autoridad no basta para imponer sentimientos a millones de hombres que cambian de nacionalidad cuando lo resuelve un consejo de diplomáticos o lo impone con su garra un conquistador. El sentimiento nacional, que florece en las uniones de pueblos afines, no concuerda forzosamente con el patriotismo político, encaminado a consagrar los resultados de la camándula o de la violencia. No es patriotismo el que de tiempo en tiempo chisporretea en adjetivos, sino el que trabaja de manera constante para la dicha o la gloria común"

En el nuevo año, cuidemos nuestra convivencia y elijamos con precisión y adecuadamente a nuestros políticos.

Leer más

sáb

01

dic

2018

La búsqueda del mejor destino

SI hubiera de tenerse en cuenta la buena opinión que todos los hombres tienen de sí mismos, sería imposible discurrir de los que se caracterizan por la ausencia de personalidad. Todos creen tener una; y muy suya. Ninguno advierte que la sociedad le ha sometido a esa operación aritmética que consiste en reducir muchas cantidades a un denominador común: la mediocridad.

     Barcos de amplio velamen, pero sin timón, no saben adivinar su propia ruta: ignoran si irán a varar en una playa arenosa o a quedarse estrellados contra un escollo.

Leer más

jue

01

nov

2018

Los partidos políticos se desmoronan

ES el título de un impresionante cuadernillo publicado (número 3 de la revista Cuadernos de Eldiario.es) ya hace unos años (2013), con la contribución de numerosos autores y que, quizás, no debería haber pasado desapercibido. Ha pasado un lustro y las consecuencias del deterioro político están aflorando. Por ello queremos recuperar parte del mensaje que significó en su día.

 

Porque «la evidente crisis de partidos y políticos no es un subproducto de la crisis económica, responde a una larga lista de problemas que en estos momentos ya no se pueden obviar. Su crisis es evidente. Ni siquiera los propios partidos la niegan: nunca antes los ciudadanos han confiado menos en ellos y aparecen en las encuestas como uno de los mayores problemas de la sociedad. Su imagen está bajo mínimos, tienen un enorme problema de credibilidad y no son pocos los políticos que se enfrentan, a diario, con abucheos en casi cualquier lugar al que acuden.

 

Es cierto que hay partidos y partidos, y que aquellos que defienden que ‘todos los políticos son iguales’ suelen apoyar a los peores. Pero es un error pensar, como algunos prefieren creer, que esta crisis de los partidos es solo un subproducto de la crisis económica: que cuando el paro baje y suba el PIB, todo volverá a la normalidad. No tiene pinta de que vaya a ser así. El deterioro de las instituciones es tan profundo que no solo la recuperación económica bastará para recuperar la confianza de unos ciudadanos cuyas convicciones democráticas, sin embargo, no están en duda: el apoyo a la democracia representativa alcanza máximos históricos. Es el funcionamiento y la calidad de esa democracia lo que está en cuestión, empezando por sus cimientos: por los partidos. Su crisis responde a una larga lista de contradicciones, de problemas que hace años que están ahí, pero que ahora ya no se pueden obviar».

mié

03

oct

2018

Sólo con educacion podremos cambiar el mundo

“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los
acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las judias,
del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones
políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo
que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el
menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe
y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”
Bertolt Brecht, 1898-1956

lun

17

sep

2018

¡Qué se abra el telón!

TRAS los meses estivales, en los que el calor y el tiempo vacacional han centrado la vida pacense, el Ateneo de Badajoz abre sus puertas con ilusiones renovadas y las pilas llenas de energía para acercar a las gentes de la ciudad un repertorio de actividades culturales, desde nuestro punto de vista, ilusionantes. Esta institución, como siempre, está abierta a todos, por lo que esperamos vuestras propuestas e inquietudes a través de las redes sociales o en nuestro correo electrónico: secretaria@ateneodebadajoz.org.

 

     Empezamos septiembre con un aperitivo de las ambrosías que nos esperan durante este curso 2018/2019. Tendremos novedades en nuestras secciones, aspirando así a llenar el apetito cultural de la ciudad. Como siempre, os esperamos con toda nuestra ilusión y empeño en el apoyo a la cultura pacense. A su vez queremos aprovechar este inicio de curso para invitarte a hacerte socio del Ateneo de Badajoz y dar apoyo a tu ciudad. Son solo 40 euros al año, que desgravan en la declaración de la Renta, con los que promocionar la lectura entre los colegios de Badajoz, apoyar el cultivo de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra provincia y nuestra región; potenciar a quien se inicia en el mundo de las artes, las ciencias y las letras o recuperar las tradiciones y conocimientos perdidos de nuestra provincia.

 

     No nos dejéis solos, sin vosotros este esfuerzo no tiene sentido, no os quedéis en casa mirando a la nada, Badajoz tiene opciones, Badajoz tiene cultura, Badajoz tiene Ateneo. Podemos diseñar, crear y construir el lugar más maravilloso del mundo, una utopía cultural, pero se necesitan personas, se os necesita a vosotros, ciudadanos de Badajoz, para hacer ese sueño realidad. No nos deis la espalda, estamos por y para vosotros. Os esperamos.

vie

01

jun

2018

Tiempos de recuerdo y añoranza

EL pez más viejo del río

de tanta sabiduría

como amontonó, vivía

brillantemente sombrío.

Y el agua le sonreía.

 

Tan sombrío llegó a estar

(nada del agua le divierte)

que después de meditar,

tomó el camino del mar,

es decir, el de la muerte.

 

Reíste tú junto al río,

                                                  niño solar. Y ese día

                                                 el pez más viejo del río

                                                   se quitó el aire sombrío.

                                                   Y el agua te sonreía.

 

«A Manolillo, con pena», Miguel Hernández

mar

01

may

2018

Tiempos de más vergüenza

ESTE primer cuatrimestre de 2018 hemos presenciado, para nuestra ignominia y desventura, el momento más triste y álgido

de una situación que venimos padeciendo desde hace ya no pocos años: el ónfalo de la corrupción política y de gobierno, singular e institucional, ha estallado por fin, salpicando de heces a propios y extraños, personas, instituciones, símbolos e imágenes, creencias y apariencias; en definitiva, de todo aquello que pensábamos que era sólido e intocable. 

El asunto ‘Cifuentes’ y su fétido contexto nos ha dejado sin palabras y con un infinito desasosiego y desorientación. ¿Cómo administraremos nuestra minuciosa y dedicada labor diaria al buen hacer, la lucha contra los innumerables vicios y debilidades que se nos enfrentan, nuestras graves carencias y dependencias, si los que dicen representarnos y nos gobiernan, mienten y engañan, no cumplen con lo que prometen y descomponen los principios directores de todo contrato social? 

     En palabras acertadas de Javier Pérez Royo, «El Máster de Cristina Cifuentes ha sido la expresión de una corrupción institucional de alcance general. Por las personas e instituciones implicadas y porque desnaturaliza el derecho a la educación, que constituye, juntamente con el derecho a recibir información y el derecho de participación, la tríada definidora de la ciudadanía y, por tanto, de la igualdad constitucional.

   El derecho a la educación es, además el vehículo institucionalizado del principio de ‘mérito y capacidad’, que, desde el Preámbulo de la Constitución Francesa de 1791, es lo que diferencia la sociedad del ‘Antiguo Régimen’, constituida en torno a la categoría de ‘privilegio’, de la sociedad del Estado Constitucional, constituida en torno al principio de ‘igualdad’». (El diario.es, 26 de abril, 2018).

¡QUE LOS DIOSES NOS AYUDEN!

 

 

dom

01

abr

2018

¡¡País!! Stultifera navis

mar

01

jun

2021

Tiempos de lectura

Desgrana la primavera y rememoramos, como todos los años, con voluntad proactiva, el ejercicio de esa facultad nuestra, la lectura, que nos ayuda a viajar por la senda de la utopía, la imaginación y la creatividad.

 

Así, esas recreaciones simbólicas y textuales, que interpretamos e interiorizamos en nuestra más profunda subjetividad, facilitan el descuido momentáneo de la terca y dura realidad, posibilitando que nuestro ánimo goce con fugaces periodos de felicidad.

 

Dice bien Irene Vallejo en su breve, pero denso “Manifiesto por la lectura”: “En estos días inciertos, cuando parece que los gritos se oyen más que los susurros, los libros siguen manteniendo vivo el diálogo silencioso de un par de ojos que escuchan la voz de unas hileras de letras. En los anaqueles de las bibliotecas, en las mesas de las librerías, en los tenderetes al aire libre, conviven juntos libros escritos en países adversarios, incluso en guerra unos con otros. Atlas físicos del mundo y manuales de interpretación de los sueños. Ensayos monográficos sobre microbios o galaxias. La autobiografía de un general al lado de las meditaciones de un desertor. Novelas posapocalípticas apiladas junto a utopías rebosantes de esperanza. Memorias con dosis de amnesia y ciencia ficción basada en hechos reales. Una evocación nostálgica y un relato de terror ambientados en el mismo día del mismo año. Los apuntes de una escritora trotamundos junto al diario clandestino de un encarcelado. Una crónica del primer amor en la tercera edad junto a la fantasía de un doble agente en la cuarta dimensión. Una novedad con la tinta todavía fresca y a su lado una obra que acaba de cumplir veinticinco siglos. Ahí no se conocen las fronteras temporales ni geográficas. Una librería, por minúscula que sea, es el mejor refugio para un cosmopolita. Y por fin, todos y cada una estamos invitados a este prodigioso viaje colectivo: extranjeros y autóctonos, personas provistas de trajes o tatuajes, pieles de color aceituna, maracuyá o nata, hombres que llevan moño o mujeres que llevan corbata. Eso se parece a una utopía.

 

Lo sabemos bien, lo narran los cuentos populares: las historias y los libros cobijan en su interior un mágico hechizo de protección, una fortaleza inmune para los humanos. Detrás de lo que hemos llegado a ser laten las rebeldías de generaciones anteriores. Leer es dar sentido al empeño de tantas maestras y bibliotecarios, de ilusos y soñadoras de nuevos mundos, de incontables Sherezades y Quijotes, de nuestros abuelos y bisabuelas que, en un país hundido en la posguerra, anhelaron mejores oportunidades para nosotros. Nos querían más inteligentes, más aladas, más lectores, más viajeras, más libres que ellos. Los libros son albergues de la memoria, espejos donde mirarnos para poder parecernos más a lo que deseamos ser. Estos frágiles universos son nuestra fuerza”.

 

 

¡Vaya nuestro mejor deseo y felicitación a los ávidos lectores, para que perseveren en su empeño y mantengan viva su afición durante toda la vida!  

vie

30

abr

2021

Un recuerdo a la singularidad

El 12 de mayo del año en curso se cumple el centenario de la muerte de una mujer singular, anclada en su época y, a todas luces, meritoria por su significación, compromiso y rotundidad de carácter. Pionera significada en la vindicación femenina y, como siempre ocurre en personajes tan sobresalientes, contradictoria en sus principios y valores, rumbos y planteamientos. Emilia Pardo Bazán, nace en A Coruña, el 16 de septiembre de 1851 y fallece en Madrid, el 12 de mayo de 1921. Fue una destacada novelista, periodista, feminista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora, docente y conferenciante, introductora del naturalismo en España. Fue, así mismo, una esforzada precursora con sus ideas acerca de los derechos de la mujer y el feminismo, reivindicando siempre la instrucción de las mujeres c o m o algo fundamental y necesario, dedicando una parte importante de sus desvelos a defenderlo. Entre su obra literaria una de las más conocidas es la novela Los pazos de Ulloa (1886). En 1906 llegaría a ser la primera mujer en presidir la sección de literatura del Ateneo de Madrid y la primera en ocupar una cátedra de literaturas neolatinas en la Universidad Central (1916), además de ser nombrada (1910) Consejera de Instrucción Pública por Alfonso XIII. Pardo Bazán tuvo una intensa vida social, relacionándose con políticos (Castelar, Pi y Margall, Cánovas y Canalejas) e intelectuales de la época (Giner de los Ríos, Menéndez Pelayo, Pérez de Ayala, Miguel de Unamuno, Ramón de Campoamor, Clarín, José María de Pereda, Valera, o Wenceslao Fernández Flórez). Valgan estas breves líneas como merecido recuerdo a una mujer dinámica y comprometida, singular, en definitiva.

lun

05

abr

2021

El espectáculo político, lodo para llorar

Si no fuera por el drama que vivimos, la pandemia vírica y sus consecuencias (crisis sanitaria, económica y social), lo que está ocurriendo con la clase política de nuestro país podría calificarse de espectáculo esperpéntico, en el más amplio sentido del término y, sin duda, da pie a pensar que no tenemos solución ni futuro, que nuestra España podría ser un estado fallido. ¿Cómo es posible que partidos políticos que rezuman corrupción por cualquier pespunte, individual o colectivo, perseveren en su estado nocivo sin recibir la más mínima sanción correctora o reprimenda de sus acólitos y seguidores? ¿Dónde guardaron estos partidos sus principios y valores, que tanto enarbolan y escupen como arma arrojadiza, para denostar a los contrarios? ¿Cómo puede un político de lista cambiar de partido, pasando de un programa que se supone asumido a otro programa, cuyos objetivos declarados son diferentes e, incluso, contradictorios? ¿Cómo podemos defendernos de partidos políticos que, descaradamente, ofrecen puestos y prebendas, personalmente seductoras, a los líderes de otros partidos en confrontación? ¿Qué sanción debe recibir un tránsfuga o un traidor partidario? ¿Cómo es posible que haya ciudadanos que sigan votando, con los ojos cerrados o abiertos, a políticos mediocres de hecho, corruptos, incompetentes y tránsfugas? ¿Qué justificación puede encontrarse para que haya determinados partidos políticos que, después de haber perdido campañas innúmeras siempre reduciendo su representación, sigan pujando por mantenerse en el poder, aún a expensas de alianzas extemporáneas y contradictorias? ¿Cómo puede un partido defender confrontaciones violentas y, sin embargo, recibir el beneplácito de un número señalado de ciudadanos? ¿Hemos olvidado nuestros valores? ¿Hemos olvidado nuestra historia? ¿Navegamos en el mar de la necedad, próximos al arrecife de la imbecilidad? Está claro que debemos buscar soluciones: nuestra única arma, el voto y la actitud.

lun

01

mar

2021

¡Una llamada al recuerdo!

Nuevamente, y en medio de una mortal pandemia que a todos nos acosa, debemos romper una lanza en pro del recuerdo a los débiles. En contra de los insensatos, banales y bandidos, y a favor de aquellos que sufren las consecuencias de sus decisiones, actuaciones y omisiones. Las palabras que hace ya años plasmamos en esta misma Agenda siguen siendo oportunas y válidas: Cuando casi todo el mundo dirige su atención al escándalo y dislates de los mandatarios políticos, cada vez menos consecuentes y sensibles al drama social de nuestra maltrecha humanidad. Cuando las consecuencias debidas a nefastas decisiones y acciones claramente erradas están poniendo en peligro la supervivencia de nuestro planeta o el futuro de la Humanidad, sin la posibilidad de allegar medidas correctivas de urgencia. Cuando miles de personas se hacinan en lamentables condiciones de precariedad, sufrimiento y abandono, consecuencia de nuestro egoísmo desaprensivo y sin que movamos un dedo para mitigar su situación. Merece la pena romper una lanza por ellos, contribuyendo a generar una ola de empatía humanitaria que alivie lo más posible su tormento.

vie

01

ene

2021

2021, un año de nueva esperanza

Termina el año 2020 y aún no hemos salido de la triste situación que nos acongoja. Parece, sin embargo, que se atisba algo de luz al fondo del túnel: vacunas y propósitos de enmienda. Tenemos, por supuesto, que portarnos bien, ser obedientes para con las indicaciones de nuestros políticos gestores y actuar con prudencia, evitando el acoso de Doña Estulticia. Haciendo de tripas corazón, debemos aislar lo más posible a nuestros mayores(por su bien), evitar el intercambio directo de cariño con nuestros seres queridos (por nuestro bien), fomentar una mínima socialización con nuestros allegados (por el bien de todos), abandonar nuestro afán de movilidad geográfica y temporal (imprescindible el estancamiento forzado de los ciudadanos) y olvidar (hasta nuevo aviso) nuestra comunión con la Naturaleza y la Sociedad (para bien de nosotros y de los demás). Amén de ser limpios (asepsia permanente) y portar una conveniente máscara protectora. Todo esto nos acompañará durante un tiempo, nada preciso, y pese a que hayamos promovido (de la noche a la mañana) ingentes cantidades de vacunas, casi sin tiempo (al parecer) de comprender el comportamiento y naturaleza del virus. ¿Recuerdan el relato de H. G. Wells, “La guerra de los mundos”? Parecía que todo estaba perdido para la humanidad y los invasores todopoderosos tuvieron que infectarse con un virus dañino. Pues ahora nos ha ocurrido lo mismo, pero al revés: la Naturaleza estaba perdida con nuestro natural desafuero y prepotencia, y tuvimos que agarrar el virus. Un virus que acabará por cambiar nuestra vida y costumbres. Es una pena que no aprendamos casi nunca. Quizás la causa radique en la estulticia crónica que padecemos. Llega pues 2021 con su vacuna ¡Cantemos a la esperanza! ¡Cantemos a la alegría! Recordemos en este momento el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven ¡Es el momento de oír en su honor la Novena Sinfonía y su canto a la alegría!

mar

01

dic

2020

2020, un año que no olvidaremos

LLEGA diciembre y con él una nueva esperanza de vida: 2021. La posibilidad de una vacuna, protectora, que no remedio, nos hace ver a este año futuro todavía como el inicio de un nuevo trayecto, más esperanzador, en nuestra vida, libre de la pandemia y en el que quizás recuperemos el tiempo perdido, las ilusiones truncadas y nuestras mejores costumbres, que tuvimos la necesidad de abandonar. No así, por desgracia, a muchos mayores, conocidos, amistades y familiares que nos abandonaron forzadamente, sin eximición y muy en contra de su voluntad. 2020 ha sido un año en el que hemos podido comprobar, sin alguna duda, lo efímera y frágil que es nuestra especie ante cualquier mínimo ataque del medio en el que vivimos. Hemos aprendido que no hay que olvidar nunca nuestra exigua condición ante una Naturaleza que nos rodea y permanece siempre poderosa y activa. Pensábamos, todo poderosos, que habíamos ganado la batalla y que ya sólo quedaba, con tranquilidad y sin prisas, que nos concienciáramos, sin modificar nuestro ritmo de crecimiento, para atenuar el impacto ya perceptible en el medio ambiente que nos da cobijo. Altivos y arrogantes, abandonamos nuestra preocupación por mantener el cultivo cultural y la afirmación de la ciencia madre, que siempre fueron nuestra histórica tabla de salvación ante las eventuales adversidades, siempre presentes, del mundo natural. Dedicamos nuestro tiempo a enfrentar pareceres e intereses, poder y dominio, futilidades y estulticia, sustrayendo nuestra atención de lo que verdaderamente interesa. Pero en 2020 surgió el problema del virus, ser minúsculo aunque nocivo, y aquí nos vemos, desconcertados e indefensos, desorganizados y aturdidos, casi en desbandada. Esperemos que el nuevo año de esperanza, 2021, nos sea leve y hayamos memorizado la lección. ¡Suerte a todos! 

mar

03

nov

2020

Tiempos de esperanza

Dos cosas llenan el ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes cuanto más reiterada y persistentemente se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado que está sobre mí y la ley moral que hay en mí. Son cosas ambas que no debo buscar fuera de mi círculo visual y limitarme a conjeturarlas como si estuvieran envueltas en tinieblas o se hallaran en lo trascendente; las veo ante mí y las enlazo directamente con la conciencia de mi existencia. La primera arranca del sitio que yo ocupo en el mundo sensible externo, y ensancha el enlace en que yo estoy hacia lo inmensamente grande con mundos y más mundos y sistemas de sistemas, y además su principio y duración hacia los tiempos ilimitados de su movimiento periódico.

 

La segunda arranca de mi yo invisible, de mi personalidad y me expone en un mundo que tiene verdadera infinidad, pero sólo es captable por el entendimiento, y con el cual (y, en consecuencia, al mismo tiempo también con todos los demás mundos visibles) me reconozco enlazado no de modo puramente contingente como aquél, sino universal y necesario. La primera visión de una innumerable multitud de mundos aniquila, por así decir, mi importancia como siendo criatura animal que debe devolver al planeta (sólo un punto en el universo) la materia de donde salió después de haber estado provisto por breve tiempo de energía vital (no se sabe cómo). La segunda, en cambio, eleva mi valor como inteligencia infinitamente, en virtud de mi personalidad, en la cual la ley moral me revela una vida independiente de la animalidad y aun de todo el mundo sensible, por lo menos en la medida en que pueda inferirse de la destinación finalista de mi existencia en virtud de esta ley, destinación que no está limitada a las condiciones y límites de esta vida.

 

Immanuel Kant, Conclusión en La Crítica de la razón práctica (1787) Son palabras inmensas, que rebotan en nuestro entendimiento, dándonos energía y valor para superar con esperanza la pérfida situación en la que hoy sobrevive el mundo humano: lugares comunes plenos de dramatismo, dolor y mediocridad. ¡Mejor ocasión no hay para el idealismo religioso! ¡Salvaguardemos la razón y los valores éticos! 

jue

01

oct

2020

Tiempos duros

Parecía que nuestro mundo evolucionaba hacia las más altas cotas de solidez, que los sistemas democráticos se autoafirmaban y consolidaban, que el ruido y la descomposición cultural se reducían progresivamente y que el orden social progresaba, disminuyendo con evidencias el cúmulo de patologías que, crónicamente, han caracterizado el devenir histórico de nuestra especie. Había señales que evidenciaban la intensificación de la empatía entre las diversas sociedades y los colectivos que pueblan nuestro planeta (posiblemente el único en el Universo) y que podríamos anticipar objetivamente un horizonte de concordia, en colectividad y gran sintonía.

 

Pero, de pronto, casi de la noche a la mañana, nos vimos invadidos por una ola (muchedumbre) de mediocridad (política, económica, religiosa), descompensación y reemplazo de unos valores asentados por otros inestables. Nuestra democracia, tan costosamente construida, casi perdió significado y funciones, pasando a ser el sistema de convivencia menos malo pero el, posiblemente, más contaminado por la mentira y la corrupción.

 

En esto estábamos y nos invadió la pandemia de la covid-19. Un acontecimiento que nos cogió por sorpresa y sin protección: desprevenidos. Para atajar sus efectos (nunca imaginados) hemos optado por una huida hacia el individualismo; es decir, potenciando la tendencia a pensar y actuar conforme a los criterios propios de cada sujeto (como único responsable), con total independencia de las determinaciones sociales, externas a su persona. En definitiva, defendiendo la dignidad moral del individuo, es decir, de la persona singular, en relación con el contexto social que, de alguna manera, lo puede presionar. Lo cual lleva, inevitablemente, al individualismo más radical, que hace a los sujetos pensar y actuar en función no solo de sus propios intereses, sino de los placeres personales y la autosatisfacción. Dicho de otro modo, a la conjunción del egoísmo, el narcisismo, el hedonismo y el consumismo. Tratándose así de un modo precario de vivir, que deshumaniza a las personas.

mar

01

sep

2020

Renovada esperanza

INICIAMOS este curso maltrechos por la pandemia y recordando cálidamente a los que se fueron, muy a su pesar, y a los que batallaron en vanguardia para que aquellos no nos dejaran antes de tiempo; aún manteniendo la firme esperanza de que con nuestro esfuerzo y voluntaria disposición podremos y sabremos sostener el hálito cultural amigable que hubieran deseado en su presencia.

     Con las restricciones que impone, todavía, el global drama, intentaremos retomar las actividades propias de esta casa de cultura, que es el Ateneo de Badajoz, sabiendo que su dinámica natural (conferencias, charlas, coloquios, debates, seminarios, etc.) ha de permanecer siempre intacta y, si cabe ahora, de forma más intensa y selecta, en los temas que interesan a nuestra sociedad hoy.

 

     Por ello, sed bienvenidos al Ateneo de Badajoz que, el próximo mes de septiembre de 2020, comienza nuevamente a rodar.

0 comentarios

mar

24

mar

2020

PAISAJE EN LA VENTANA

La primavera llega sin prisa a mi ventana,

con su sonrisa azul, con brillos de esmeralda.

Y yo me asomo a ella en la quietud, callada,

con palidez de muerta, con mis alas quemadas.

 

Hay silencio en las calles, en calma, vaciadas.

¿Dónde están los vecinos que ayer alborotaban?

¿Dónde quedan las risas? ¿Los juegos, la algazara?

Ya no se ven los niños de paso presuroso

camino del colegio con brillo en la mirada,

cual tiernos pajarillos transportando esperanzas.

 

Me aquieto en el silencio, escucho a la mañana,

si acaso un leve trino, un piar con desgana.

Me esfuerzo, y sí, diviso, revuelos de alas blancas

en la hondura del pino enfrente a mi ventana.

 

Respiro y olfateo la brisa que me abraza

y lame las heridas de mi desierta casa.

Un día más, me reafirmo, para seguir viviendo,

para ver lo que pasa, sostenida en los rezos

que contienen el miedo, que alivian la nostalgia.

 

Un día menos, me digo, que me acerca a la vida

prendida en tu mirada, a los días sin fronteras,

al caminar con calma. Al beso y al abrazo

de amigos y familia que siento tanto en falta.

 

Al cálido refugio que brinda la palabra

 

Enfrente de la mía hay ventanas con alma,

con risas y con sueños y no puedo alcanzarlas.

Brilla el sol y en el cielo hay racimos de nubes

con signos comprensibles de amor y de esperanza:

<<Volverán los abrazos, ten fortaleza, aguanta…

Te encontrarás a salvo si te quedas en casa>>

 

Chari Llanos Pineda. (Derechos reservados)

(23 de marzo de 2020)

 

 

dom

01

mar

2020

Más poesía...menos politiquería.

 

El pez más viejo del río

 

de tanta sabiduría

 

como amontonó, vivía

 

brillantemente sombrío.

 

Y el agua le sonreía.

 

 

Tan sombrío llegó a estar

 

(nada del agua le divierte)

 

que después de meditar,

 

tomó el camino del mar,

 

 es decir, el de la muerte.

 

                                                                                Reíste tú junto al río,

 

                                                                                niño solar. Y ese día

 

                                                                                el pez más viejo del río

 

                                                                                se quitó el aire sombrío.

 

                                                                                Y el agua te sonreía.

 

                                                                                     (Miguel Hernández)

 

 

 

En estos tiempos de incertidumbre y turbulencia, quizá nunca hayamos necesitado tanto del poder de la poesía para acercar a las mujeres y los hombres, para forjar nuevas formas de diálogo y para cultivar la creatividad que todas las sociedades necesitan hoy día. Este es el mensaje de la UNESCO en el Día Mundial de la Poesía”.

 

 

Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Poesía, 21 de marzo de 2015

 

sáb

01

feb

2020

En reconocimiento

C ELEBRAMOS el 11 de este mes de febrero el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la Ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, en su resolución del 22 de diciembre de 2015. El motivo de esta celebración es la brecha de género que aún existe en el sector de la ciencia, la tecnología, las ingenierías y las matemáticas. Desafortunadamente las niñas y las mu-j eres se siguen enfrentando a barreras que les impiden participar plena-m ente en estas disciplinas.

mié

01

ene

2020

A más espacios de confusión, más tiempos de esperanza.

NACIÓN, pueblo soberano, soberanía nacional, etcétera, son ficciones ideológicas que han funcionado con éxito (…), sin que su carácter etéreo y su imprecisión conceptual hayan sido obstáculo para las identificaciones de rigor, que el pueblo ha necesitado siempre para sentirse importante y figuradamente partícipe en los asuntos públicos. 

    Cuando hoy día se piensa en un Estado, se piensa normalmente en un Estado-nación, y cuando se piensa en la categoría de ciudadano, se piensa en los ciudadanos de un determinado Estado-nación. Pero como constructo ideológico que es, la nación es un concepto que conlleva también todas las debilidades intrínsecas de su fundamentación artificial. (…). Por lo que se refiere a esta, los nacionalistas han recurrido tanto a elementos racionales como emocionales. El elemento racional más relevante sustenta la idea de nación sobre el principio democrático (…) Otros (…), entendieron, sin embargo, que la nación era algo vivo, enraizado en la tierra, la cultura y las costumbres, y manifestaba su esencia y voluntad en el espíritu del pueblo. El contraste entre estos dos elementos fue patente en algunos momentos históricos, (…). Pero, como muchas disputas importantes, (nunca) se resolverían de forma definitiva ni con votos ni esgrimiendo razones culturales o históricas, sino por la guerra.

    Si el principio democrático de la nación apela a la voluntad (tácita o manifestada), el principio emocional de la nación histórica tiene una mayor tendencia a apelar a la fuerza como última ratio. Ambas concepciones, no obstante, terminan por fusionarse con el tiempo en diferentes variantes, ya que los elementos voluntaristas e históricos hoy en día generalmente van siempre de consuno, primando el énfasis en uno o en otro en función de la mejor estrategia para conseguir el propósito de la independencia. 

    (…) Como constructo ideológico, la nación no es más que un invento; si se quiere invento exitoso, dada la facilidad que tienen todos los pueblos para sentir fascinación por ellos mismos. En el montaje de esta idea solo se acude a la historia en busca de legitimación, para lo cual se inventan y falsean orígenes y raíces por la necesidad narcisista que todos los grupos sociales tienen de un pedigrí totémico de tribu para sentirse importantes y diferentes a fin de superar sus complejos de inferioridad. La nación proporciona, de esta forma, la identidad narrativa que todo pueblo necesita o cree necesitar porque lo han convencido de ello, estimulándolo como consecuencia a que luche por la independencia para cumplir ese supuesto destino que la historia le tiene reservado. Los nacionalistas sustentan la necesidad de sentirse parte de algo importante con una historia inventada o recreada ad hoc, la cual es exaltada con rememoraciones rituales y con toda suerte de símbolos (…) 

    Pero como la legitimación histórica suele resultar insuficiente, se acude a un victimismo hiperbólico para justificar la lucha o la necesidad imperiosa de un referéndum salvador. 

    Pero por encima de las diferencias políticas, el nacionalismo, por la pasión que le impulsa, capaz de nublar cualquier idea o racionalidad en los propósitos, tiene la capacidad de eclipsar a todas las ideologías en los momentos más fragosos de sus luchas. Así, distintos partidos de ideologías extremas han unido sus fuerzas dentro de sus respectivos países, obviando sus diferencias y traicionando incluso sus principios, en torno a la misma alucinación nacionalista. En gran medida el nacionalismo separatista contamina el debate político en el interior de los Estados. Los liberales dejan de hablar de libertad, los socialistas aplazan su apuesta por la solidaridad y los conservadores radicalizan sus posturas centralistas».

 

Diego Quintana de Uña,

‘La República mediocre’, 2018

 

 

No es fácil ver cómo las formas más

extremas de nacionalismo pueden sobrevivir

a la larga, cuando ya los hombres han visto

la Tierra en su verdadera perspectiva,

como un pequeño globo contra la inmensidad

de las estrellas.

Arthur C. Clarke

dom

01

dic

2019

Seguimos desolados, pero con esperanza.

Cuenta el mito que Zeus encargó a Prometeo (el que piensa antes) repartir bienes y dones entre todos los seres vivientes. Por razones no aclaradas, el Titán delegó este deber en su negligente hermano Epimeteo (el que piensa después), quien se ocupó del asunto con presteza y entusiasmo, cumpliendo bien, en general, con la encomienda. Otorgó plumas a las aves y escamas a los peces y fue dejando las cosas tal como hoy las encontramos en nuestro diario devenir; pero se olvidó del ser humano en el reparto. El desaguisado tuvo que arreglarlo su audaz hermano Prometeo, robando del Olimpo el fuego sagrado y con la finalidad de dotarle de un instrumento útil y apropiado con el que defenderse y progresar en la vida.

     Los dos hermanos, en realidad, representan las dos facetas que coexisten en cada ser humano: una de ellas, como Epimeteo, olvidadiza y torpe, brutal, salvaje, incapaz de pensar antes de actuar; estúpida, mansa, obediente y ovina. La otra faceta, cual Prometeo, representa la capacidad para planificar y prever el futuro, así como el criterio para subordinar lo bestial a la inteligencia y al espíritu; la decisión de rebelarse contra la obediencia estulta y la valentía y determinación para construir algo duradero que resista los embates del tiempo.

     El mito plasma con crudeza y ejemplaridad la tortura a la que Zeus sometió a Prometeo al atarlo a una piedra del Cáucaso para que soportara cada noche el dolor causado por el águila devorando su hígado, el cual veía regenerarse milagrosamente cada mañana. Prometeo, robó el fuego de los dioses artesanos, Atenea y Hefesto, para darle al hombre la capacidad de pensar antes, para servirse de él en la vida, construir útiles, entenderse con los demás y, a partir de ese fuego, crecer en sabiduría y virtud, pagando a cambio el precio inevitable del sufrimiento y del dolor.

Cuando comprendemos algo o descubrimos una verdad ya es imposible volver atrás y consolarse con las viejas mentiras o las ilusiones rotas. La verdad nos hace libres; la sabiduría generadora de luz nos liberará de la oscuridad de los prejuicios y de la ignorancia. La ceguera epimeteica es originaria, pero, cuando el Prometeo que habita en cada uno de nosotros mata su parte estúpida y bestial, se inicia inevitablemente un proceso hacia la luz que no tiene retorno. ¡Disfrutemos de la democracia! ¡Ante las dificultades vitales y sociales reforcemos nuestra conciencia y sabiduría! ¡Hasta que Heracles nos libere matando al pájaro! 

 

 

vie

01

nov

2019

Nuestro imperativo social

YA estamos en noviembre. El próximo día 10 tenemos votaciones. Nuestra voluntad individual se materializará en una cierta voluntad social que, sin duda, influirá en nuestra vida y la vida de nuestras familias y afines próximos. La decisión que tomemos, mínima desde un punto de vista colectivo, pero, quizás determinante, condicionará en el futuro nuestras expectativas y realizaciones. Por ello, hemos de votar y, sobre todo, votar bien.

Es manifiesta la algarabía política en la que estamos sumidos: en un contexto de probada corrupción sistémica y falaces interpretaciones de la realidad propagadas por los medios de comunicación, vemos a un conjunto de partidos e instituciones que, en deriva permanente, yerran, incumplen sus compromisos y surcan el océano de la estulticia, al modo medieval de la Nave de los Necios, de Sebastián Brant. Evidentemente, la decisión que tomemos será difícil. Partidos políticos que parecían serenos, pacíficos y consecuentes, hoy se presentan radicales y punitivos, quizás afectados por el virus de la desconfianza y el populismo extremo. Por su parte, partidos alternativos, demonizados como radicales y caóticos, hoy aparecen abanderando la razón y la necesaria serenidad para los tiempos que nos ha tocado vivir. Nuestra es la decisión. ¡Suerte y buen tino!¡Tu particular elección nos afectará a todos!.

 «Haced política, porque si no la hacéis, alguien la

hará por vosotros y probablemente contra vosotros».

Antonio Machado

mar

01

oct

2019

Decidir es vivir

LA vida es un itinerario lleno de bifurcaciones, atajos, desvíos y extravíos; en tal sentido, podría decirse que vivir es, sustancialmente, decidir, ejerciendo nuestra libre voluntad. Y de decidir ante las urnas democráticas se tratará el próximo 10-N, eligiendo una de las opciones que se van a presentar como candidatas al gobierno del Estado español. Pero el ejercicio de votar responsablemente requiere hallarse en posesión de una información objetiva previa, además de poner a prueba una madurez de juicio sólido y razonable a la hora de decidirse por una u otra papeleta. Puede parecer una obviedad lo anterior, más el constante lavado de cerebro que los pretendientes políticos y medios de comunicación partidarios imponen a la ciudadanía, de manera casi siempre sesgada, parcial e interesada, distorsiona de facto la posible toma de decisión de muchos ciudadanos, nublándoles la mente a la hora de acudir a un acto profundamente cívico, que requiere practicar un sereno raciocinio crítico y audaz.

     Vivir y participar día a día de la oferta cultural del Ateneo de Badajoz proporciona una plural y valiosa información que permite desenmascarar las falsas promesas y apariencias que suelen abundar en el discurso político de muchos embaucadores de oficio general y beneficio particular. Votar debe ser, ante todo, un irrenunciable ejercicio de responsabilidad cívica y ética. Votemos con libertad. Participemos en este foro ateneísta, plural, cultural y positivo.

 

 

dom

01

sep

2019

Un nuevo curso, una nueva oportunidad

COMO cada año, tras los meses estivales, en los que el calor y el tiempo vacacional han centrado la vida pacense, el Ateneo de Badajoz abre sus puertas con ilusiones renovadas y las pilas llenas de energía para acercar a las gentes de la ciudad un repertorio de actividades culturales, desde nuestro punto de vista, ilusionantes. Esta institución, como siempre, está abierta a todos, por lo que esperamos vuestras propuestas e inquietudes a través de las redes sociales o en nuestro correo electrónico: secretaria@ateneodebadajoz.org. Empezamos septiembre con un aperitivo de las ambrosías que nos esperan durante este curso 2019/2020. Tendremos novedades, aspirando así a llenar el apetito cultural de la ciudad. Como siempre, os esperamos con toda nuestra ilusión y empeño en el apoyo a la cultura pacense. A su vez queremos aprovechar este inicio de curso para invitarle a hacerse socio del Ateneo de Badajoz y dar apoyo a tu ciudad. Son solo 40 euros al año, que desgravan en la declaración de la Renta, con los que promocionar la lectura entre los colegios de Badajoz, apoyar el cultivo de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra provincia y nuestra región; potenciar a quien se inicia en el mundo de las artes, las ciencias y las letras o recuperar las tradiciones y conocimientos perdidos de nuestra provincia.

     No nos dejéis solos, sin vosotros este esfuerzo no tiene sentido, no os quedéis en casa mirando a la nada, Badajoz tiene opciones, Badajoz tiene cultura, Badajoz tiene Ateneo. Podemos diseñar, crear y construir el lugar más maravilloso del mundo, una utopía cultural, pero se necesitan personas, se os necesita a vosotros, ciudadanos de Badajoz, para hacer ese sueño realidad. No nos deis la espalda, estamos por y para vosotros. Os esperamos.

jue

11

jul

2019

Nos vemos en septiembre

LA cultura no sabe de vacaciones, pero la secretaría del Ateneo sí. Volveremos en septiembre, con pilas cargadas y un sin fin de actividades.

   Recuerda que puedes hacernos llegar tu propuesta a través de nuestro correo secretaria@ateneodebadajoz.org

jue

02

may

2019

MEMORIA Y GRATITUD

Se nos murió como vivió: Sin hacer ruido ni molestar a nadie, corroborando que ANTONIO REGALADO GUAREÑO fue genio, de genial, y figura hasta la sepultura. El Ateneo de Badajoz, sin él, ha perdido uno de sus valores - ya valedores - más significativos y constantes; como veterano militante y como tesorero intachable; como persona y personaje ducho en las más variadas disciplinas del saber: filosofía, pedagogía, música y canto coral, flamencología... Ya en los albores de la actual democracia fue concejal electo de cultura por UCD, y así mismo Director General de Cultura designado por el Consejero don Tomás Martín Tamayo. 

 

Dotado de unas capacidades innatas para la narrativa oral, en sus últimas décadas plasmó por escrito, sin otro apoyo que su privilegiada memoria, una serie de libros con Badajoz de su infancia y niñez de intramuros tras las posguerra; sus vivencias en el seminario San Atón... finalizando con "La sacristía", novela de gran aliento y vigorosa pulcritud estético/literaria.

 

No obstante, la música en toda su diversidad sonora y expresiva constituyó para ANTONIO REGALADO GUAREÑO su principal soporte vital y razón existencial: fundador de las Escuelas Municipales de música; maestro titular de pedagogía musical en diversos colegios privados de E. Primaria; fundador-director de los XX Encuentros de corales "Hermano Daniel" con gran repercusión nacional; socio de peñas de arte flamenco y autor de ensayos sobre notables flamencólogos extremeños. Sus años postreros los volcó en la co-fundación y presidencia de la Asociación de Amigos de la Banda Musical del Ayto. de Badajoz, con casi 350 personas asociadas que tienen domicilio social en este Ateneo. Asimismo, ha sido guitarrista del Conjunto de "Pulso y púa" dirigido por don Miguel Lucas en nuestro Ateneo.

 

Descanse en paz nuestro benemérito e incansable tesorero don ANTONIO REGALADO GUAREÑO y, dondequiera que se halle, reciba la imborrable e inmensa gratitud del Ateneo de Badajoz, y la calidez humana de nuestro mayor abrazo ateneísta.

lun

01

abr

2019

Filosofía para niños

Este año, el Ateneo ha iniciado el desarrollo de una nueva actividad que, sorprendentemente, se ha convertido en un éxito de participación y buenas sensaciones. Se trata del taller de Filosofía para niños.

 

Básicamente se trata de sacar a la luz el filósofo en potencia que hay en cada crío, promoviendo la reflexión y la crítica estructurada de todo aquello que nos es dado en la naturaleza o la sociedad en la que vivimos. ¿Por qué la vida se acaba? ¿Cómo decimos que los números existen si no podemos tocarlos? ¿Qué ocurre cuando uno muere? ¿Es posible demostrar la existencia o no existencia de Dios? ¿Cómo podemos saber que los animales no piensan? ¿Cómo podemos saber que nuestros actos están bien o están mal? ¿Cuál es nuestro papel en la naturaleza? ¿Qué es la moral? ¿Qué es la ética? ¿Qué es el conocimiento? ¿Dónde vivimos y qué papel hemos de representar? 

 

<<Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres>>, sentenció Pitágoras hace ya unos 2.500 años. Sin embargo, la Filosofía, la disciplina que precisamente enseña a pensar, a cuestionar, a sacar conclusiones, a aplicar respuestas críticas a los problemas cotidianos y, en definitiva, a vivir de forma reflexiva no sólo se encuentra cada vez más arrinconada en los planes de estudio (se considera conocimiento inútil).

 

Durante mucho tiempo incluso ha estado vetada a los más pequeños.

 

En nuestra casa, estamos comprobando que abrir un foro como este suscita grandes expectativas y grandes satisfacciones, no sólo entre los peques sino también entre los progenitores y mayores.

mié

06

mar

2019

Reflexión para tiempos líquidos, con pérdida de referentes

En los tiempos en los que todo era sólido, la mediocridad radical no refulgía abiertamente y, de puntillas, procuraba pasar desapercibida. De tal modo que los caudillos y magnates-guía aparecían cubiertos de una tersa pátina de autoridad y calidad, de previsible fiabilidad y consistencia. Incluso, el aditivo cultural y la elocuencia fluida mejoraban el producto, dando lugar a líderes y referentes suficientemente dignos y fiables.

 

Hoy, estas circunstancias han cambiado absolutamente y nuestra sociedad deambula, como pavo sin cabeza, inmersa en un contexto a todas luces indeseable y pletórico de ambiguas patologías. 

Podemos encontrar un presidente de EE.UU. analfabeto profundo, carente de talla o borracho; un Papa miope, incapaz de resolver los problemas que aquejan a su Iglesia, por falta de convencimiento o a un dirigente político que no sabe distinguir entre corrupción y buen gobierno. Incluso un académico que no entiende lo que es la lectura comprensiva o la locuacidad estimulante.

 

Ante este panorama, ¿qué podemos esperar de nuestro tiempo? ¿qué referentes hemos de buscar para nuestro progresivo crecimiento? ¿dónde hemos de situar nuestro listón límite que nos determine el portal de la mediocridad?

vie

01

feb

2019

Tiempos de recuerdo

El 22 de febrero de 1939, fallece, inoportunamente, a los 63 años, el poeta Antonio Cipriano José María Machado Ruíz, en Colliure (Francia). Valgan estas breves líneas como sentido homenaje y especial recuerdo a un creador de nuestra conciudadanía, que nos abandonó antes de tiempo y en circunstancias nada deseables.

 

"Nuestras horas son minutos

 cuando esperamos saber,    

 y siglos cuando sabemos     

lo que se puede aprender."

mar

15

ene

2019

ROMPIENDO UNA LANZA EN PRO DE LA ARMONÍA SOCIAL

COMIENZA un nuevo año y aún no vemos un horizonte de armonía social. Nuestro país se encuentra sumido en un torbellino centrípeto y vertiginoso, que anuncia una implosión, ineludiblemente destructiva. Seguro que las causas no tienen origen en cualquier patología social o predestinación genética de nuestra colectividad, sino más bien en la ausencia de talla que domina los valores y comportamientos de la mayoría de nuestros gobernantes. Este no es un problema nuevo, pues la Historia de nuestra sociedad contiene múltiples ejemplos que lo evidencian sin matices. Además, tampoco es un problema que nos afecte única y especialmente. Muchos otros pueblos y sociedades también sufren esta desarmonía social. Y numerosos intelectuales han llamado a la reflexión y al sosiego. Un ejemplo. Lo que dice José Ingenieros en su bello libro "Las fuerzas morales".

"El patriotismo nacional se extiende al horizonte político. Mientras los pueblos de origen distinto se desenvuelvan en medios diferentes, existirán agrupaciones nacionales con características diversas, en lo ético y en lo mental. Esa heterogeneidad es conveniente para la armonía humana; el conjunto es beneficiado por la acentuación de los rasgos propios de cada una, en el sentido más adecuado a su medio. La tipificación nacional ensancha y perfecciona el primitivo amor al terruño, extendiéndolo al horizonte civil de la nación. Cuando pueblos heterogéneos se encuentran reunidos en un mismo Estado, los vínculos morales pueden faltar y la unidad es ficticia mientras hay subyugamiento. No existen ideales comunes a los opresores y a los oprimidos, a los parásitos y a los explotados. La autoridad no basta para imponer sentimientos a millones de hombres que cambian de nacionalidad cuando lo resuelve un consejo de diplomáticos o lo impone con su garra un conquistador. El sentimiento nacional, que florece en las uniones de pueblos afines, no concuerda forzosamente con el patriotismo político, encaminado a consagrar los resultados de la camándula o de la violencia. No es patriotismo el que de tiempo en tiempo chisporretea en adjetivos, sino el que trabaja de manera constante para la dicha o la gloria común"

En el nuevo año, cuidemos nuestra convivencia y elijamos con precisión y adecuadamente a nuestros políticos.

Leer más

sáb

01

dic

2018

La búsqueda del mejor destino

SI hubiera de tenerse en cuenta la buena opinión que todos los hombres tienen de sí mismos, sería imposible discurrir de los que se caracterizan por la ausencia de personalidad. Todos creen tener una; y muy suya. Ninguno advierte que la sociedad le ha sometido a esa operación aritmética que consiste en reducir muchas cantidades a un denominador común: la mediocridad.

     Barcos de amplio velamen, pero sin timón, no saben adivinar su propia ruta: ignoran si irán a varar en una playa arenosa o a quedarse estrellados contra un escollo.

Leer más

jue

01

nov

2018

Los partidos políticos se desmoronan

ES el título de un impresionante cuadernillo publicado (número 3 de la revista Cuadernos de Eldiario.es) ya hace unos años (2013), con la contribución de numerosos autores y que, quizás, no debería haber pasado desapercibido. Ha pasado un lustro y las consecuencias del deterioro político están aflorando. Por ello queremos recuperar parte del mensaje que significó en su día.

 

Porque «la evidente crisis de partidos y políticos no es un subproducto de la crisis económica, responde a una larga lista de problemas que en estos momentos ya no se pueden obviar. Su crisis es evidente. Ni siquiera los propios partidos la niegan: nunca antes los ciudadanos han confiado menos en ellos y aparecen en las encuestas como uno de los mayores problemas de la sociedad. Su imagen está bajo mínimos, tienen un enorme problema de credibilidad y no son pocos los políticos que se enfrentan, a diario, con abucheos en casi cualquier lugar al que acuden.

 

Es cierto que hay partidos y partidos, y que aquellos que defienden que ‘todos los políticos son iguales’ suelen apoyar a los peores. Pero es un error pensar, como algunos prefieren creer, que esta crisis de los partidos es solo un subproducto de la crisis económica: que cuando el paro baje y suba el PIB, todo volverá a la normalidad. No tiene pinta de que vaya a ser así. El deterioro de las instituciones es tan profundo que no solo la recuperación económica bastará para recuperar la confianza de unos ciudadanos cuyas convicciones democráticas, sin embargo, no están en duda: el apoyo a la democracia representativa alcanza máximos históricos. Es el funcionamiento y la calidad de esa democracia lo que está en cuestión, empezando por sus cimientos: por los partidos. Su crisis responde a una larga lista de contradicciones, de problemas que hace años que están ahí, pero que ahora ya no se pueden obviar».

mié

03

oct

2018

Sólo con educacion podremos cambiar el mundo

“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los
acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las judias,
del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones
políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo
que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el
menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe
y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”
Bertolt Brecht, 1898-1956

lun

17

sep

2018

¡Qué se abra el telón!

TRAS los meses estivales, en los que el calor y el tiempo vacacional han centrado la vida pacense, el Ateneo de Badajoz abre sus puertas con ilusiones renovadas y las pilas llenas de energía para acercar a las gentes de la ciudad un repertorio de actividades culturales, desde nuestro punto de vista, ilusionantes. Esta institución, como siempre, está abierta a todos, por lo que esperamos vuestras propuestas e inquietudes a través de las redes sociales o en nuestro correo electrónico: secretaria@ateneodebadajoz.org.

 

     Empezamos septiembre con un aperitivo de las ambrosías que nos esperan durante este curso 2018/2019. Tendremos novedades en nuestras secciones, aspirando así a llenar el apetito cultural de la ciudad. Como siempre, os esperamos con toda nuestra ilusión y empeño en el apoyo a la cultura pacense. A su vez queremos aprovechar este inicio de curso para invitarte a hacerte socio del Ateneo de Badajoz y dar apoyo a tu ciudad. Son solo 40 euros al año, que desgravan en la declaración de la Renta, con los que promocionar la lectura entre los colegios de Badajoz, apoyar el cultivo de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra provincia y nuestra región; potenciar a quien se inicia en el mundo de las artes, las ciencias y las letras o recuperar las tradiciones y conocimientos perdidos de nuestra provincia.

 

     No nos dejéis solos, sin vosotros este esfuerzo no tiene sentido, no os quedéis en casa mirando a la nada, Badajoz tiene opciones, Badajoz tiene cultura, Badajoz tiene Ateneo. Podemos diseñar, crear y construir el lugar más maravilloso del mundo, una utopía cultural, pero se necesitan personas, se os necesita a vosotros, ciudadanos de Badajoz, para hacer ese sueño realidad. No nos deis la espalda, estamos por y para vosotros. Os esperamos.

vie

01

jun

2018

Tiempos de recuerdo y añoranza

EL pez más viejo del río

de tanta sabiduría

como amontonó, vivía

brillantemente sombrío.

Y el agua le sonreía.

 

Tan sombrío llegó a estar

(nada del agua le divierte)

que después de meditar,

tomó el camino del mar,

es decir, el de la muerte.

 

Reíste tú junto al río,

                                                  niño solar. Y ese día

                                                 el pez más viejo del río

                                                   se quitó el aire sombrío.

                                                   Y el agua te sonreía.

 

«A Manolillo, con pena», Miguel Hernández

mar

01

may

2018

Tiempos de más vergüenza

ESTE primer cuatrimestre de 2018 hemos presenciado, para nuestra ignominia y desventura, el momento más triste y álgido

de una situación que venimos padeciendo desde hace ya no pocos años: el ónfalo de la corrupción política y de gobierno, singular e institucional, ha estallado por fin, salpicando de heces a propios y extraños, personas, instituciones, símbolos e imágenes, creencias y apariencias; en definitiva, de todo aquello que pensábamos que era sólido e intocable. 

El asunto ‘Cifuentes’ y su fétido contexto nos ha dejado sin palabras y con un infinito desasosiego y desorientación. ¿Cómo administraremos nuestra minuciosa y dedicada labor diaria al buen hacer, la lucha contra los innumerables vicios y debilidades que se nos enfrentan, nuestras graves carencias y dependencias, si los que dicen representarnos y nos gobiernan, mienten y engañan, no cumplen con lo que prometen y descomponen los principios directores de todo contrato social? 

     En palabras acertadas de Javier Pérez Royo, «El Máster de Cristina Cifuentes ha sido la expresión de una corrupción institucional de alcance general. Por las personas e instituciones implicadas y porque desnaturaliza el derecho a la educación, que constituye, juntamente con el derecho a recibir información y el derecho de participación, la tríada definidora de la ciudadanía y, por tanto, de la igualdad constitucional.

   El derecho a la educación es, además el vehículo institucionalizado del principio de ‘mérito y capacidad’, que, desde el Preámbulo de la Constitución Francesa de 1791, es lo que diferencia la sociedad del ‘Antiguo Régimen’, constituida en torno a la categoría de ‘privilegio’, de la sociedad del Estado Constitucional, constituida en torno al principio de ‘igualdad’». (El diario.es, 26 de abril, 2018).

¡QUE LOS DIOSES NOS AYUDEN!

 

 

dom

01

abr

2018

¡¡País!! Stultifera navis

mar

01

jun

2021

Tiempos de lectura

Desgrana la primavera y rememoramos, como todos los años, con voluntad proactiva, el ejercicio de esa facultad nuestra, la lectura, que nos ayuda a viajar por la senda de la utopía, la imaginación y la creatividad.

 

Así, esas recreaciones simbólicas y textuales, que interpretamos e interiorizamos en nuestra más profunda subjetividad, facilitan el descuido momentáneo de la terca y dura realidad, posibilitando que nuestro ánimo goce con fugaces periodos de felicidad.

 

Dice bien Irene Vallejo en su breve, pero denso “Manifiesto por la lectura”: “En estos días inciertos, cuando parece que los gritos se oyen más que los susurros, los libros siguen manteniendo vivo el diálogo silencioso de un par de ojos que escuchan la voz de unas hileras de letras. En los anaqueles de las bibliotecas, en las mesas de las librerías, en los tenderetes al aire libre, conviven juntos libros escritos en países adversarios, incluso en guerra unos con otros. Atlas físicos del mundo y manuales de interpretación de los sueños. Ensayos monográficos sobre microbios o galaxias. La autobiografía de un general al lado de las meditaciones de un desertor. Novelas posapocalípticas apiladas junto a utopías rebosantes de esperanza. Memorias con dosis de amnesia y ciencia ficción basada en hechos reales. Una evocación nostálgica y un relato de terror ambientados en el mismo día del mismo año. Los apuntes de una escritora trotamundos junto al diario clandestino de un encarcelado. Una crónica del primer amor en la tercera edad junto a la fantasía de un doble agente en la cuarta dimensión. Una novedad con la tinta todavía fresca y a su lado una obra que acaba de cumplir veinticinco siglos. Ahí no se conocen las fronteras temporales ni geográficas. Una librería, por minúscula que sea, es el mejor refugio para un cosmopolita. Y por fin, todos y cada una estamos invitados a este prodigioso viaje colectivo: extranjeros y autóctonos, personas provistas de trajes o tatuajes, pieles de color aceituna, maracuyá o nata, hombres que llevan moño o mujeres que llevan corbata. Eso se parece a una utopía.

 

Lo sabemos bien, lo narran los cuentos populares: las historias y los libros cobijan en su interior un mágico hechizo de protección, una fortaleza inmune para los humanos. Detrás de lo que hemos llegado a ser laten las rebeldías de generaciones anteriores. Leer es dar sentido al empeño de tantas maestras y bibliotecarios, de ilusos y soñadoras de nuevos mundos, de incontables Sherezades y Quijotes, de nuestros abuelos y bisabuelas que, en un país hundido en la posguerra, anhelaron mejores oportunidades para nosotros. Nos querían más inteligentes, más aladas, más lectores, más viajeras, más libres que ellos. Los libros son albergues de la memoria, espejos donde mirarnos para poder parecernos más a lo que deseamos ser. Estos frágiles universos son nuestra fuerza”.

 

 

¡Vaya nuestro mejor deseo y felicitación a los ávidos lectores, para que perseveren en su empeño y mantengan viva su afición durante toda la vida!  

vie

30

abr

2021

Un recuerdo a la singularidad

El 12 de mayo del año en curso se cumple el centenario de la muerte de una mujer singular, anclada en su época y, a todas luces, meritoria por su significación, compromiso y rotundidad de carácter. Pionera significada en la vindicación femenina y, como siempre ocurre en personajes tan sobresalientes, contradictoria en sus principios y valores, rumbos y planteamientos. Emilia Pardo Bazán, nace en A Coruña, el 16 de septiembre de 1851 y fallece en Madrid, el 12 de mayo de 1921. Fue una destacada novelista, periodista, feminista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora, docente y conferenciante, introductora del naturalismo en España. Fue, así mismo, una esforzada precursora con sus ideas acerca de los derechos de la mujer y el feminismo, reivindicando siempre la instrucción de las mujeres c o m o algo fundamental y necesario, dedicando una parte importante de sus desvelos a defenderlo. Entre su obra literaria una de las más conocidas es la novela Los pazos de Ulloa (1886). En 1906 llegaría a ser la primera mujer en presidir la sección de literatura del Ateneo de Madrid y la primera en ocupar una cátedra de literaturas neolatinas en la Universidad Central (1916), además de ser nombrada (1910) Consejera de Instrucción Pública por Alfonso XIII. Pardo Bazán tuvo una intensa vida social, relacionándose con políticos (Castelar, Pi y Margall, Cánovas y Canalejas) e intelectuales de la época (Giner de los Ríos, Menéndez Pelayo, Pérez de Ayala, Miguel de Unamuno, Ramón de Campoamor, Clarín, José María de Pereda, Valera, o Wenceslao Fernández Flórez). Valgan estas breves líneas como merecido recuerdo a una mujer dinámica y comprometida, singular, en definitiva.

lun

05

abr

2021

El espectáculo político, lodo para llorar

Si no fuera por el drama que vivimos, la pandemia vírica y sus consecuencias (crisis sanitaria, económica y social), lo que está ocurriendo con la clase política de nuestro país podría calificarse de espectáculo esperpéntico, en el más amplio sentido del término y, sin duda, da pie a pensar que no tenemos solución ni futuro, que nuestra España podría ser un estado fallido. ¿Cómo es posible que partidos políticos que rezuman corrupción por cualquier pespunte, individual o colectivo, perseveren en su estado nocivo sin recibir la más mínima sanción correctora o reprimenda de sus acólitos y seguidores? ¿Dónde guardaron estos partidos sus principios y valores, que tanto enarbolan y escupen como arma arrojadiza, para denostar a los contrarios? ¿Cómo puede un político de lista cambiar de partido, pasando de un programa que se supone asumido a otro programa, cuyos objetivos declarados son diferentes e, incluso, contradictorios? ¿Cómo podemos defendernos de partidos políticos que, descaradamente, ofrecen puestos y prebendas, personalmente seductoras, a los líderes de otros partidos en confrontación? ¿Qué sanción debe recibir un tránsfuga o un traidor partidario? ¿Cómo es posible que haya ciudadanos que sigan votando, con los ojos cerrados o abiertos, a políticos mediocres de hecho, corruptos, incompetentes y tránsfugas? ¿Qué justificación puede encontrarse para que haya determinados partidos políticos que, después de haber perdido campañas innúmeras siempre reduciendo su representación, sigan pujando por mantenerse en el poder, aún a expensas de alianzas extemporáneas y contradictorias? ¿Cómo puede un partido defender confrontaciones violentas y, sin embargo, recibir el beneplácito de un número señalado de ciudadanos? ¿Hemos olvidado nuestros valores? ¿Hemos olvidado nuestra historia? ¿Navegamos en el mar de la necedad, próximos al arrecife de la imbecilidad? Está claro que debemos buscar soluciones: nuestra única arma, el voto y la actitud.

lun

01

mar

2021

¡Una llamada al recuerdo!

Nuevamente, y en medio de una mortal pandemia que a todos nos acosa, debemos romper una lanza en pro del recuerdo a los débiles. En contra de los insensatos, banales y bandidos, y a favor de aquellos que sufren las consecuencias de sus decisiones, actuaciones y omisiones. Las palabras que hace ya años plasmamos en esta misma Agenda siguen siendo oportunas y válidas: Cuando casi todo el mundo dirige su atención al escándalo y dislates de los mandatarios políticos, cada vez menos consecuentes y sensibles al drama social de nuestra maltrecha humanidad. Cuando las consecuencias debidas a nefastas decisiones y acciones claramente erradas están poniendo en peligro la supervivencia de nuestro planeta o el futuro de la Humanidad, sin la posibilidad de allegar medidas correctivas de urgencia. Cuando miles de personas se hacinan en lamentables condiciones de precariedad, sufrimiento y abandono, consecuencia de nuestro egoísmo desaprensivo y sin que movamos un dedo para mitigar su situación. Merece la pena romper una lanza por ellos, contribuyendo a generar una ola de empatía humanitaria que alivie lo más posible su tormento.

vie

01

ene

2021

2021, un año de nueva esperanza

Termina el año 2020 y aún no hemos salido de la triste situación que nos acongoja. Parece, sin embargo, que se atisba algo de luz al fondo del túnel: vacunas y propósitos de enmienda. Tenemos, por supuesto, que portarnos bien, ser obedientes para con las indicaciones de nuestros políticos gestores y actuar con prudencia, evitando el acoso de Doña Estulticia. Haciendo de tripas corazón, debemos aislar lo más posible a nuestros mayores(por su bien), evitar el intercambio directo de cariño con nuestros seres queridos (por nuestro bien), fomentar una mínima socialización con nuestros allegados (por el bien de todos), abandonar nuestro afán de movilidad geográfica y temporal (imprescindible el estancamiento forzado de los ciudadanos) y olvidar (hasta nuevo aviso) nuestra comunión con la Naturaleza y la Sociedad (para bien de nosotros y de los demás). Amén de ser limpios (asepsia permanente) y portar una conveniente máscara protectora. Todo esto nos acompañará durante un tiempo, nada preciso, y pese a que hayamos promovido (de la noche a la mañana) ingentes cantidades de vacunas, casi sin tiempo (al parecer) de comprender el comportamiento y naturaleza del virus. ¿Recuerdan el relato de H. G. Wells, “La guerra de los mundos”? Parecía que todo estaba perdido para la humanidad y los invasores todopoderosos tuvieron que infectarse con un virus dañino. Pues ahora nos ha ocurrido lo mismo, pero al revés: la Naturaleza estaba perdida con nuestro natural desafuero y prepotencia, y tuvimos que agarrar el virus. Un virus que acabará por cambiar nuestra vida y costumbres. Es una pena que no aprendamos casi nunca. Quizás la causa radique en la estulticia crónica que padecemos. Llega pues 2021 con su vacuna ¡Cantemos a la esperanza! ¡Cantemos a la alegría! Recordemos en este momento el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven ¡Es el momento de oír en su honor la Novena Sinfonía y su canto a la alegría!

mar

01

dic

2020

2020, un año que no olvidaremos

LLEGA diciembre y con él una nueva esperanza de vida: 2021. La posibilidad de una vacuna, protectora, que no remedio, nos hace ver a este año futuro todavía como el inicio de un nuevo trayecto, más esperanzador, en nuestra vida, libre de la pandemia y en el que quizás recuperemos el tiempo perdido, las ilusiones truncadas y nuestras mejores costumbres, que tuvimos la necesidad de abandonar. No así, por desgracia, a muchos mayores, conocidos, amistades y familiares que nos abandonaron forzadamente, sin eximición y muy en contra de su voluntad. 2020 ha sido un año en el que hemos podido comprobar, sin alguna duda, lo efímera y frágil que es nuestra especie ante cualquier mínimo ataque del medio en el que vivimos. Hemos aprendido que no hay que olvidar nunca nuestra exigua condición ante una Naturaleza que nos rodea y permanece siempre poderosa y activa. Pensábamos, todo poderosos, que habíamos ganado la batalla y que ya sólo quedaba, con tranquilidad y sin prisas, que nos concienciáramos, sin modificar nuestro ritmo de crecimiento, para atenuar el impacto ya perceptible en el medio ambiente que nos da cobijo. Altivos y arrogantes, abandonamos nuestra preocupación por mantener el cultivo cultural y la afirmación de la ciencia madre, que siempre fueron nuestra histórica tabla de salvación ante las eventuales adversidades, siempre presentes, del mundo natural. Dedicamos nuestro tiempo a enfrentar pareceres e intereses, poder y dominio, futilidades y estulticia, sustrayendo nuestra atención de lo que verdaderamente interesa. Pero en 2020 surgió el problema del virus, ser minúsculo aunque nocivo, y aquí nos vemos, desconcertados e indefensos, desorganizados y aturdidos, casi en desbandada. Esperemos que el nuevo año de esperanza, 2021, nos sea leve y hayamos memorizado la lección. ¡Suerte a todos! 

mar

03

nov

2020

Tiempos de esperanza

Dos cosas llenan el ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes cuanto más reiterada y persistentemente se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado que está sobre mí y la ley moral que hay en mí. Son cosas ambas que no debo buscar fuera de mi círculo visual y limitarme a conjeturarlas como si estuvieran envueltas en tinieblas o se hallaran en lo trascendente; las veo ante mí y las enlazo directamente con la conciencia de mi existencia. La primera arranca del sitio que yo ocupo en el mundo sensible externo, y ensancha el enlace en que yo estoy hacia lo inmensamente grande con mundos y más mundos y sistemas de sistemas, y además su principio y duración hacia los tiempos ilimitados de su movimiento periódico.

 

La segunda arranca de mi yo invisible, de mi personalidad y me expone en un mundo que tiene verdadera infinidad, pero sólo es captable por el entendimiento, y con el cual (y, en consecuencia, al mismo tiempo también con todos los demás mundos visibles) me reconozco enlazado no de modo puramente contingente como aquél, sino universal y necesario. La primera visión de una innumerable multitud de mundos aniquila, por así decir, mi importancia como siendo criatura animal que debe devolver al planeta (sólo un punto en el universo) la materia de donde salió después de haber estado provisto por breve tiempo de energía vital (no se sabe cómo). La segunda, en cambio, eleva mi valor como inteligencia infinitamente, en virtud de mi personalidad, en la cual la ley moral me revela una vida independiente de la animalidad y aun de todo el mundo sensible, por lo menos en la medida en que pueda inferirse de la destinación finalista de mi existencia en virtud de esta ley, destinación que no está limitada a las condiciones y límites de esta vida.

 

Immanuel Kant, Conclusión en La Crítica de la razón práctica (1787) Son palabras inmensas, que rebotan en nuestro entendimiento, dándonos energía y valor para superar con esperanza la pérfida situación en la que hoy sobrevive el mundo humano: lugares comunes plenos de dramatismo, dolor y mediocridad. ¡Mejor ocasión no hay para el idealismo religioso! ¡Salvaguardemos la razón y los valores éticos! 

jue

01

oct

2020

Tiempos duros

Parecía que nuestro mundo evolucionaba hacia las más altas cotas de solidez, que los sistemas democráticos se autoafirmaban y consolidaban, que el ruido y la descomposición cultural se reducían progresivamente y que el orden social progresaba, disminuyendo con evidencias el cúmulo de patologías que, crónicamente, han caracterizado el devenir histórico de nuestra especie. Había señales que evidenciaban la intensificación de la empatía entre las diversas sociedades y los colectivos que pueblan nuestro planeta (posiblemente el único en el Universo) y que podríamos anticipar objetivamente un horizonte de concordia, en colectividad y gran sintonía.

 

Pero, de pronto, casi de la noche a la mañana, nos vimos invadidos por una ola (muchedumbre) de mediocridad (política, económica, religiosa), descompensación y reemplazo de unos valores asentados por otros inestables. Nuestra democracia, tan costosamente construida, casi perdió significado y funciones, pasando a ser el sistema de convivencia menos malo pero el, posiblemente, más contaminado por la mentira y la corrupción.

 

En esto estábamos y nos invadió la pandemia de la covid-19. Un acontecimiento que nos cogió por sorpresa y sin protección: desprevenidos. Para atajar sus efectos (nunca imaginados) hemos optado por una huida hacia el individualismo; es decir, potenciando la tendencia a pensar y actuar conforme a los criterios propios de cada sujeto (como único responsable), con total independencia de las determinaciones sociales, externas a su persona. En definitiva, defendiendo la dignidad moral del individuo, es decir, de la persona singular, en relación con el contexto social que, de alguna manera, lo puede presionar. Lo cual lleva, inevitablemente, al individualismo más radical, que hace a los sujetos pensar y actuar en función no solo de sus propios intereses, sino de los placeres personales y la autosatisfacción. Dicho de otro modo, a la conjunción del egoísmo, el narcisismo, el hedonismo y el consumismo. Tratándose así de un modo precario de vivir, que deshumaniza a las personas.

mar

01

sep

2020

Renovada esperanza

INICIAMOS este curso maltrechos por la pandemia y recordando cálidamente a los que se fueron, muy a su pesar, y a los que batallaron en vanguardia para que aquellos no nos dejaran antes de tiempo; aún manteniendo la firme esperanza de que con nuestro esfuerzo y voluntaria disposición podremos y sabremos sostener el hálito cultural amigable que hubieran deseado en su presencia.

     Con las restricciones que impone, todavía, el global drama, intentaremos retomar las actividades propias de esta casa de cultura, que es el Ateneo de Badajoz, sabiendo que su dinámica natural (conferencias, charlas, coloquios, debates, seminarios, etc.) ha de permanecer siempre intacta y, si cabe ahora, de forma más intensa y selecta, en los temas que interesan a nuestra sociedad hoy.

 

     Por ello, sed bienvenidos al Ateneo de Badajoz que, el próximo mes de septiembre de 2020, comienza nuevamente a rodar.

0 comentarios

mar

24

mar

2020

PAISAJE EN LA VENTANA

La primavera llega sin prisa a mi ventana,

con su sonrisa azul, con brillos de esmeralda.

Y yo me asomo a ella en la quietud, callada,

con palidez de muerta, con mis alas quemadas.

 

Hay silencio en las calles, en calma, vaciadas.

¿Dónde están los vecinos que ayer alborotaban?

¿Dónde quedan las risas? ¿Los juegos, la algazara?

Ya no se ven los niños de paso presuroso

camino del colegio con brillo en la mirada,

cual tiernos pajarillos transportando esperanzas.

 

Me aquieto en el silencio, escucho a la mañana,

si acaso un leve trino, un piar con desgana.

Me esfuerzo, y sí, diviso, revuelos de alas blancas

en la hondura del pino enfrente a mi ventana.

 

Respiro y olfateo la brisa que me abraza

y lame las heridas de mi desierta casa.

Un día más, me reafirmo, para seguir viviendo,

para ver lo que pasa, sostenida en los rezos

que contienen el miedo, que alivian la nostalgia.

 

Un día menos, me digo, que me acerca a la vida

prendida en tu mirada, a los días sin fronteras,

al caminar con calma. Al beso y al abrazo

de amigos y familia que siento tanto en falta.

 

Al cálido refugio que brinda la palabra

 

Enfrente de la mía hay ventanas con alma,

con risas y con sueños y no puedo alcanzarlas.

Brilla el sol y en el cielo hay racimos de nubes

con signos comprensibles de amor y de esperanza:

<<Volverán los abrazos, ten fortaleza, aguanta…

Te encontrarás a salvo si te quedas en casa>>

 

Chari Llanos Pineda. (Derechos reservados)

(23 de marzo de 2020)

 

 

dom

01

mar

2020

Más poesía...menos politiquería.

 

El pez más viejo del río

 

de tanta sabiduría

 

como amontonó, vivía

 

brillantemente sombrío.

 

Y el agua le sonreía.

 

 

Tan sombrío llegó a estar

 

(nada del agua le divierte)

 

que después de meditar,

 

tomó el camino del mar,

 

 es decir, el de la muerte.

 

                                                                                Reíste tú junto al río,

 

                                                                                niño solar. Y ese día

 

                                                                                el pez más viejo del río

 

                                                                                se quitó el aire sombrío.

 

                                                                                Y el agua te sonreía.

 

                                                                                     (Miguel Hernández)

 

 

 

En estos tiempos de incertidumbre y turbulencia, quizá nunca hayamos necesitado tanto del poder de la poesía para acercar a las mujeres y los hombres, para forjar nuevas formas de diálogo y para cultivar la creatividad que todas las sociedades necesitan hoy día. Este es el mensaje de la UNESCO en el Día Mundial de la Poesía”.

 

 

Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Poesía, 21 de marzo de 2015

 

sáb

01

feb

2020

En reconocimiento

C ELEBRAMOS el 11 de este mes de febrero el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la Ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, en su resolución del 22 de diciembre de 2015. El motivo de esta celebración es la brecha de género que aún existe en el sector de la ciencia, la tecnología, las ingenierías y las matemáticas. Desafortunadamente las niñas y las mu-j eres se siguen enfrentando a barreras que les impiden participar plena-m ente en estas disciplinas.

mié

01

ene

2020

A más espacios de confusión, más tiempos de esperanza.

NACIÓN, pueblo soberano, soberanía nacional, etcétera, son ficciones ideológicas que han funcionado con éxito (…), sin que su carácter etéreo y su imprecisión conceptual hayan sido obstáculo para las identificaciones de rigor, que el pueblo ha necesitado siempre para sentirse importante y figuradamente partícipe en los asuntos públicos. 

    Cuando hoy día se piensa en un Estado, se piensa normalmente en un Estado-nación, y cuando se piensa en la categoría de ciudadano, se piensa en los ciudadanos de un determinado Estado-nación. Pero como constructo ideológico que es, la nación es un concepto que conlleva también todas las debilidades intrínsecas de su fundamentación artificial. (…). Por lo que se refiere a esta, los nacionalistas han recurrido tanto a elementos racionales como emocionales. El elemento racional más relevante sustenta la idea de nación sobre el principio democrático (…) Otros (…), entendieron, sin embargo, que la nación era algo vivo, enraizado en la tierra, la cultura y las costumbres, y manifestaba su esencia y voluntad en el espíritu del pueblo. El contraste entre estos dos elementos fue patente en algunos momentos históricos, (…). Pero, como muchas disputas importantes, (nunca) se resolverían de forma definitiva ni con votos ni esgrimiendo razones culturales o históricas, sino por la guerra.

    Si el principio democrático de la nación apela a la voluntad (tácita o manifestada), el principio emocional de la nación histórica tiene una mayor tendencia a apelar a la fuerza como última ratio. Ambas concepciones, no obstante, terminan por fusionarse con el tiempo en diferentes variantes, ya que los elementos voluntaristas e históricos hoy en día generalmente van siempre de consuno, primando el énfasis en uno o en otro en función de la mejor estrategia para conseguir el propósito de la independencia. 

    (…) Como constructo ideológico, la nación no es más que un invento; si se quiere invento exitoso, dada la facilidad que tienen todos los pueblos para sentir fascinación por ellos mismos. En el montaje de esta idea solo se acude a la historia en busca de legitimación, para lo cual se inventan y falsean orígenes y raíces por la necesidad narcisista que todos los grupos sociales tienen de un pedigrí totémico de tribu para sentirse importantes y diferentes a fin de superar sus complejos de inferioridad. La nación proporciona, de esta forma, la identidad narrativa que todo pueblo necesita o cree necesitar porque lo han convencido de ello, estimulándolo como consecuencia a que luche por la independencia para cumplir ese supuesto destino que la historia le tiene reservado. Los nacionalistas sustentan la necesidad de sentirse parte de algo importante con una historia inventada o recreada ad hoc, la cual es exaltada con rememoraciones rituales y con toda suerte de símbolos (…) 

    Pero como la legitimación histórica suele resultar insuficiente, se acude a un victimismo hiperbólico para justificar la lucha o la necesidad imperiosa de un referéndum salvador. 

    Pero por encima de las diferencias políticas, el nacionalismo, por la pasión que le impulsa, capaz de nublar cualquier idea o racionalidad en los propósitos, tiene la capacidad de eclipsar a todas las ideologías en los momentos más fragosos de sus luchas. Así, distintos partidos de ideologías extremas han unido sus fuerzas dentro de sus respectivos países, obviando sus diferencias y traicionando incluso sus principios, en torno a la misma alucinación nacionalista. En gran medida el nacionalismo separatista contamina el debate político en el interior de los Estados. Los liberales dejan de hablar de libertad, los socialistas aplazan su apuesta por la solidaridad y los conservadores radicalizan sus posturas centralistas».

 

Diego Quintana de Uña,

‘La República mediocre’, 2018

 

 

No es fácil ver cómo las formas más

extremas de nacionalismo pueden sobrevivir

a la larga, cuando ya los hombres han visto

la Tierra en su verdadera perspectiva,

como un pequeño globo contra la inmensidad

de las estrellas.

Arthur C. Clarke

dom

01

dic

2019

Seguimos desolados, pero con esperanza.

Cuenta el mito que Zeus encargó a Prometeo (el que piensa antes) repartir bienes y dones entre todos los seres vivientes. Por razones no aclaradas, el Titán delegó este deber en su negligente hermano Epimeteo (el que piensa después), quien se ocupó del asunto con presteza y entusiasmo, cumpliendo bien, en general, con la encomienda. Otorgó plumas a las aves y escamas a los peces y fue dejando las cosas tal como hoy las encontramos en nuestro diario devenir; pero se olvidó del ser humano en el reparto. El desaguisado tuvo que arreglarlo su audaz hermano Prometeo, robando del Olimpo el fuego sagrado y con la finalidad de dotarle de un instrumento útil y apropiado con el que defenderse y progresar en la vida.

     Los dos hermanos, en realidad, representan las dos facetas que coexisten en cada ser humano: una de ellas, como Epimeteo, olvidadiza y torpe, brutal, salvaje, incapaz de pensar antes de actuar; estúpida, mansa, obediente y ovina. La otra faceta, cual Prometeo, representa la capacidad para planificar y prever el futuro, así como el criterio para subordinar lo bestial a la inteligencia y al espíritu; la decisión de rebelarse contra la obediencia estulta y la valentía y determinación para construir algo duradero que resista los embates del tiempo.

     El mito plasma con crudeza y ejemplaridad la tortura a la que Zeus sometió a Prometeo al atarlo a una piedra del Cáucaso para que soportara cada noche el dolor causado por el águila devorando su hígado, el cual veía regenerarse milagrosamente cada mañana. Prometeo, robó el fuego de los dioses artesanos, Atenea y Hefesto, para darle al hombre la capacidad de pensar antes, para servirse de él en la vida, construir útiles, entenderse con los demás y, a partir de ese fuego, crecer en sabiduría y virtud, pagando a cambio el precio inevitable del sufrimiento y del dolor.

Cuando comprendemos algo o descubrimos una verdad ya es imposible volver atrás y consolarse con las viejas mentiras o las ilusiones rotas. La verdad nos hace libres; la sabiduría generadora de luz nos liberará de la oscuridad de los prejuicios y de la ignorancia. La ceguera epimeteica es originaria, pero, cuando el Prometeo que habita en cada uno de nosotros mata su parte estúpida y bestial, se inicia inevitablemente un proceso hacia la luz que no tiene retorno. ¡Disfrutemos de la democracia! ¡Ante las dificultades vitales y sociales reforcemos nuestra conciencia y sabiduría! ¡Hasta que Heracles nos libere matando al pájaro! 

 

 

vie

01

nov

2019

Nuestro imperativo social

YA estamos en noviembre. El próximo día 10 tenemos votaciones. Nuestra voluntad individual se materializará en una cierta voluntad social que, sin duda, influirá en nuestra vida y la vida de nuestras familias y afines próximos. La decisión que tomemos, mínima desde un punto de vista colectivo, pero, quizás determinante, condicionará en el futuro nuestras expectativas y realizaciones. Por ello, hemos de votar y, sobre todo, votar bien.

Es manifiesta la algarabía política en la que estamos sumidos: en un contexto de probada corrupción sistémica y falaces interpretaciones de la realidad propagadas por los medios de comunicación, vemos a un conjunto de partidos e instituciones que, en deriva permanente, yerran, incumplen sus compromisos y surcan el océano de la estulticia, al modo medieval de la Nave de los Necios, de Sebastián Brant. Evidentemente, la decisión que tomemos será difícil. Partidos políticos que parecían serenos, pacíficos y consecuentes, hoy se presentan radicales y punitivos, quizás afectados por el virus de la desconfianza y el populismo extremo. Por su parte, partidos alternativos, demonizados como radicales y caóticos, hoy aparecen abanderando la razón y la necesaria serenidad para los tiempos que nos ha tocado vivir. Nuestra es la decisión. ¡Suerte y buen tino!¡Tu particular elección nos afectará a todos!.

 «Haced política, porque si no la hacéis, alguien la

hará por vosotros y probablemente contra vosotros».

Antonio Machado

mar

01

oct

2019

Decidir es vivir

LA vida es un itinerario lleno de bifurcaciones, atajos, desvíos y extravíos; en tal sentido, podría decirse que vivir es, sustancialmente, decidir, ejerciendo nuestra libre voluntad. Y de decidir ante las urnas democráticas se tratará el próximo 10-N, eligiendo una de las opciones que se van a presentar como candidatas al gobierno del Estado español. Pero el ejercicio de votar responsablemente requiere hallarse en posesión de una información objetiva previa, además de poner a prueba una madurez de juicio sólido y razonable a la hora de decidirse por una u otra papeleta. Puede parecer una obviedad lo anterior, más el constante lavado de cerebro que los pretendientes políticos y medios de comunicación partidarios imponen a la ciudadanía, de manera casi siempre sesgada, parcial e interesada, distorsiona de facto la posible toma de decisión de muchos ciudadanos, nublándoles la mente a la hora de acudir a un acto profundamente cívico, que requiere practicar un sereno raciocinio crítico y audaz.

     Vivir y participar día a día de la oferta cultural del Ateneo de Badajoz proporciona una plural y valiosa información que permite desenmascarar las falsas promesas y apariencias que suelen abundar en el discurso político de muchos embaucadores de oficio general y beneficio particular. Votar debe ser, ante todo, un irrenunciable ejercicio de responsabilidad cívica y ética. Votemos con libertad. Participemos en este foro ateneísta, plural, cultural y positivo.

 

 

dom

01

sep

2019

Un nuevo curso, una nueva oportunidad

COMO cada año, tras los meses estivales, en los que el calor y el tiempo vacacional han centrado la vida pacense, el Ateneo de Badajoz abre sus puertas con ilusiones renovadas y las pilas llenas de energía para acercar a las gentes de la ciudad un repertorio de actividades culturales, desde nuestro punto de vista, ilusionantes. Esta institución, como siempre, está abierta a todos, por lo que esperamos vuestras propuestas e inquietudes a través de las redes sociales o en nuestro correo electrónico: secretaria@ateneodebadajoz.org. Empezamos septiembre con un aperitivo de las ambrosías que nos esperan durante este curso 2019/2020. Tendremos novedades, aspirando así a llenar el apetito cultural de la ciudad. Como siempre, os esperamos con toda nuestra ilusión y empeño en el apoyo a la cultura pacense. A su vez queremos aprovechar este inicio de curso para invitarle a hacerse socio del Ateneo de Badajoz y dar apoyo a tu ciudad. Son solo 40 euros al año, que desgravan en la declaración de la Renta, con los que promocionar la lectura entre los colegios de Badajoz, apoyar el cultivo de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra provincia y nuestra región; potenciar a quien se inicia en el mundo de las artes, las ciencias y las letras o recuperar las tradiciones y conocimientos perdidos de nuestra provincia.

     No nos dejéis solos, sin vosotros este esfuerzo no tiene sentido, no os quedéis en casa mirando a la nada, Badajoz tiene opciones, Badajoz tiene cultura, Badajoz tiene Ateneo. Podemos diseñar, crear y construir el lugar más maravilloso del mundo, una utopía cultural, pero se necesitan personas, se os necesita a vosotros, ciudadanos de Badajoz, para hacer ese sueño realidad. No nos deis la espalda, estamos por y para vosotros. Os esperamos.

jue

11

jul

2019

Nos vemos en septiembre

LA cultura no sabe de vacaciones, pero la secretaría del Ateneo sí. Volveremos en septiembre, con pilas cargadas y un sin fin de actividades.

   Recuerda que puedes hacernos llegar tu propuesta a través de nuestro correo secretaria@ateneodebadajoz.org

jue

02

may

2019

MEMORIA Y GRATITUD

Se nos murió como vivió: Sin hacer ruido ni molestar a nadie, corroborando que ANTONIO REGALADO GUAREÑO fue genio, de genial, y figura hasta la sepultura. El Ateneo de Badajoz, sin él, ha perdido uno de sus valores - ya valedores - más significativos y constantes; como veterano militante y como tesorero intachable; como persona y personaje ducho en las más variadas disciplinas del saber: filosofía, pedagogía, música y canto coral, flamencología... Ya en los albores de la actual democracia fue concejal electo de cultura por UCD, y así mismo Director General de Cultura designado por el Consejero don Tomás Martín Tamayo. 

 

Dotado de unas capacidades innatas para la narrativa oral, en sus últimas décadas plasmó por escrito, sin otro apoyo que su privilegiada memoria, una serie de libros con Badajoz de su infancia y niñez de intramuros tras las posguerra; sus vivencias en el seminario San Atón... finalizando con "La sacristía", novela de gran aliento y vigorosa pulcritud estético/literaria.

 

No obstante, la música en toda su diversidad sonora y expresiva constituyó para ANTONIO REGALADO GUAREÑO su principal soporte vital y razón existencial: fundador de las Escuelas Municipales de música; maestro titular de pedagogía musical en diversos colegios privados de E. Primaria; fundador-director de los XX Encuentros de corales "Hermano Daniel" con gran repercusión nacional; socio de peñas de arte flamenco y autor de ensayos sobre notables flamencólogos extremeños. Sus años postreros los volcó en la co-fundación y presidencia de la Asociación de Amigos de la Banda Musical del Ayto. de Badajoz, con casi 350 personas asociadas que tienen domicilio social en este Ateneo. Asimismo, ha sido guitarrista del Conjunto de "Pulso y púa" dirigido por don Miguel Lucas en nuestro Ateneo.

 

Descanse en paz nuestro benemérito e incansable tesorero don ANTONIO REGALADO GUAREÑO y, dondequiera que se halle, reciba la imborrable e inmensa gratitud del Ateneo de Badajoz, y la calidez humana de nuestro mayor abrazo ateneísta.

lun

01

abr

2019

Filosofía para niños

Este año, el Ateneo ha iniciado el desarrollo de una nueva actividad que, sorprendentemente, se ha convertido en un éxito de participación y buenas sensaciones. Se trata del taller de Filosofía para niños.

 

Básicamente se trata de sacar a la luz el filósofo en potencia que hay en cada crío, promoviendo la reflexión y la crítica estructurada de todo aquello que nos es dado en la naturaleza o la sociedad en la que vivimos. ¿Por qué la vida se acaba? ¿Cómo decimos que los números existen si no podemos tocarlos? ¿Qué ocurre cuando uno muere? ¿Es posible demostrar la existencia o no existencia de Dios? ¿Cómo podemos saber que los animales no piensan? ¿Cómo podemos saber que nuestros actos están bien o están mal? ¿Cuál es nuestro papel en la naturaleza? ¿Qué es la moral? ¿Qué es la ética? ¿Qué es el conocimiento? ¿Dónde vivimos y qué papel hemos de representar? 

 

<<Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres>>, sentenció Pitágoras hace ya unos 2.500 años. Sin embargo, la Filosofía, la disciplina que precisamente enseña a pensar, a cuestionar, a sacar conclusiones, a aplicar respuestas críticas a los problemas cotidianos y, en definitiva, a vivir de forma reflexiva no sólo se encuentra cada vez más arrinconada en los planes de estudio (se considera conocimiento inútil).

 

Durante mucho tiempo incluso ha estado vetada a los más pequeños.

 

En nuestra casa, estamos comprobando que abrir un foro como este suscita grandes expectativas y grandes satisfacciones, no sólo entre los peques sino también entre los progenitores y mayores.

mié

06

mar

2019

Reflexión para tiempos líquidos, con pérdida de referentes

En los tiempos en los que todo era sólido, la mediocridad radical no refulgía abiertamente y, de puntillas, procuraba pasar desapercibida. De tal modo que los caudillos y magnates-guía aparecían cubiertos de una tersa pátina de autoridad y calidad, de previsible fiabilidad y consistencia. Incluso, el aditivo cultural y la elocuencia fluida mejoraban el producto, dando lugar a líderes y referentes suficientemente dignos y fiables.

 

Hoy, estas circunstancias han cambiado absolutamente y nuestra sociedad deambula, como pavo sin cabeza, inmersa en un contexto a todas luces indeseable y pletórico de ambiguas patologías. 

Podemos encontrar un presidente de EE.UU. analfabeto profundo, carente de talla o borracho; un Papa miope, incapaz de resolver los problemas que aquejan a su Iglesia, por falta de convencimiento o a un dirigente político que no sabe distinguir entre corrupción y buen gobierno. Incluso un académico que no entiende lo que es la lectura comprensiva o la locuacidad estimulante.

 

Ante este panorama, ¿qué podemos esperar de nuestro tiempo? ¿qué referentes hemos de buscar para nuestro progresivo crecimiento? ¿dónde hemos de situar nuestro listón límite que nos determine el portal de la mediocridad?

vie

01

feb

2019

Tiempos de recuerdo

El 22 de febrero de 1939, fallece, inoportunamente, a los 63 años, el poeta Antonio Cipriano José María Machado Ruíz, en Colliure (Francia). Valgan estas breves líneas como sentido homenaje y especial recuerdo a un creador de nuestra conciudadanía, que nos abandonó antes de tiempo y en circunstancias nada deseables.

 

"Nuestras horas son minutos

 cuando esperamos saber,    

 y siglos cuando sabemos     

lo que se puede aprender."

mar

15

ene

2019

ROMPIENDO UNA LANZA EN PRO DE LA ARMONÍA SOCIAL

COMIENZA un nuevo año y aún no vemos un horizonte de armonía social. Nuestro país se encuentra sumido en un torbellino centrípeto y vertiginoso, que anuncia una implosión, ineludiblemente destructiva. Seguro que las causas no tienen origen en cualquier patología social o predestinación genética de nuestra colectividad, sino más bien en la ausencia de talla que domina los valores y comportamientos de la mayoría de nuestros gobernantes. Este no es un problema nuevo, pues la Historia de nuestra sociedad contiene múltiples ejemplos que lo evidencian sin matices. Además, tampoco es un problema que nos afecte única y especialmente. Muchos otros pueblos y sociedades también sufren esta desarmonía social. Y numerosos intelectuales han llamado a la reflexión y al sosiego. Un ejemplo. Lo que dice José Ingenieros en su bello libro "Las fuerzas morales".

"El patriotismo nacional se extiende al horizonte político. Mientras los pueblos de origen distinto se desenvuelvan en medios diferentes, existirán agrupaciones nacionales con características diversas, en lo ético y en lo mental. Esa heterogeneidad es conveniente para la armonía humana; el conjunto es beneficiado por la acentuación de los rasgos propios de cada una, en el sentido más adecuado a su medio. La tipificación nacional ensancha y perfecciona el primitivo amor al terruño, extendiéndolo al horizonte civil de la nación. Cuando pueblos heterogéneos se encuentran reunidos en un mismo Estado, los vínculos morales pueden faltar y la unidad es ficticia mientras hay subyugamiento. No existen ideales comunes a los opresores y a los oprimidos, a los parásitos y a los explotados. La autoridad no basta para imponer sentimientos a millones de hombres que cambian de nacionalidad cuando lo resuelve un consejo de diplomáticos o lo impone con su garra un conquistador. El sentimiento nacional, que florece en las uniones de pueblos afines, no concuerda forzosamente con el patriotismo político, encaminado a consagrar los resultados de la camándula o de la violencia. No es patriotismo el que de tiempo en tiempo chisporretea en adjetivos, sino el que trabaja de manera constante para la dicha o la gloria común"

En el nuevo año, cuidemos nuestra convivencia y elijamos con precisión y adecuadamente a nuestros políticos.

Leer más

sáb

01

dic

2018

La búsqueda del mejor destino

SI hubiera de tenerse en cuenta la buena opinión que todos los hombres tienen de sí mismos, sería imposible discurrir de los que se caracterizan por la ausencia de personalidad. Todos creen tener una; y muy suya. Ninguno advierte que la sociedad le ha sometido a esa operación aritmética que consiste en reducir muchas cantidades a un denominador común: la mediocridad.

     Barcos de amplio velamen, pero sin timón, no saben adivinar su propia ruta: ignoran si irán a varar en una playa arenosa o a quedarse estrellados contra un escollo.

Leer más

jue

01

nov

2018

Los partidos políticos se desmoronan

ES el título de un impresionante cuadernillo publicado (número 3 de la revista Cuadernos de Eldiario.es) ya hace unos años (2013), con la contribución de numerosos autores y que, quizás, no debería haber pasado desapercibido. Ha pasado un lustro y las consecuencias del deterioro político están aflorando. Por ello queremos recuperar parte del mensaje que significó en su día.

 

Porque «la evidente crisis de partidos y políticos no es un subproducto de la crisis económica, responde a una larga lista de problemas que en estos momentos ya no se pueden obviar. Su crisis es evidente. Ni siquiera los propios partidos la niegan: nunca antes los ciudadanos han confiado menos en ellos y aparecen en las encuestas como uno de los mayores problemas de la sociedad. Su imagen está bajo mínimos, tienen un enorme problema de credibilidad y no son pocos los políticos que se enfrentan, a diario, con abucheos en casi cualquier lugar al que acuden.

 

Es cierto que hay partidos y partidos, y que aquellos que defienden que ‘todos los políticos son iguales’ suelen apoyar a los peores. Pero es un error pensar, como algunos prefieren creer, que esta crisis de los partidos es solo un subproducto de la crisis económica: que cuando el paro baje y suba el PIB, todo volverá a la normalidad. No tiene pinta de que vaya a ser así. El deterioro de las instituciones es tan profundo que no solo la recuperación económica bastará para recuperar la confianza de unos ciudadanos cuyas convicciones democráticas, sin embargo, no están en duda: el apoyo a la democracia representativa alcanza máximos históricos. Es el funcionamiento y la calidad de esa democracia lo que está en cuestión, empezando por sus cimientos: por los partidos. Su crisis responde a una larga lista de contradicciones, de problemas que hace años que están ahí, pero que ahora ya no se pueden obviar».

mié

03

oct

2018

Sólo con educacion podremos cambiar el mundo

“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los
acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las judias,
del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones
políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo
que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el
menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe
y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”
Bertolt Brecht, 1898-1956

lun

17

sep

2018

¡Qué se abra el telón!

TRAS los meses estivales, en los que el calor y el tiempo vacacional han centrado la vida pacense, el Ateneo de Badajoz abre sus puertas con ilusiones renovadas y las pilas llenas de energía para acercar a las gentes de la ciudad un repertorio de actividades culturales, desde nuestro punto de vista, ilusionantes. Esta institución, como siempre, está abierta a todos, por lo que esperamos vuestras propuestas e inquietudes a través de las redes sociales o en nuestro correo electrónico: secretaria@ateneodebadajoz.org.

 

     Empezamos septiembre con un aperitivo de las ambrosías que nos esperan durante este curso 2018/2019. Tendremos novedades en nuestras secciones, aspirando así a llenar el apetito cultural de la ciudad. Como siempre, os esperamos con toda nuestra ilusión y empeño en el apoyo a la cultura pacense. A su vez queremos aprovechar este inicio de curso para invitarte a hacerte socio del Ateneo de Badajoz y dar apoyo a tu ciudad. Son solo 40 euros al año, que desgravan en la declaración de la Renta, con los que promocionar la lectura entre los colegios de Badajoz, apoyar el cultivo de la cultura de nuestra ciudad, de nuestra provincia y nuestra región; potenciar a quien se inicia en el mundo de las artes, las ciencias y las letras o recuperar las tradiciones y conocimientos perdidos de nuestra provincia.

 

     No nos dejéis solos, sin vosotros este esfuerzo no tiene sentido, no os quedéis en casa mirando a la nada, Badajoz tiene opciones, Badajoz tiene cultura, Badajoz tiene Ateneo. Podemos diseñar, crear y construir el lugar más maravilloso del mundo, una utopía cultural, pero se necesitan personas, se os necesita a vosotros, ciudadanos de Badajoz, para hacer ese sueño realidad. No nos deis la espalda, estamos por y para vosotros. Os esperamos.

vie

01

jun

2018

Tiempos de recuerdo y añoranza

EL pez más viejo del río

de tanta sabiduría

como amontonó, vivía

brillantemente sombrío.

Y el agua le sonreía.

 

Tan sombrío llegó a estar

(nada del agua le divierte)

que después de meditar,

tomó el camino del mar,

es decir, el de la muerte.

 

Reíste tú junto al río,

                                                  niño solar. Y ese día

                                                 el pez más viejo del río

                                                   se quitó el aire sombrío.

                                                   Y el agua te sonreía.

 

«A Manolillo, con pena», Miguel Hernández

mar

01

may

2018

Tiempos de más vergüenza

ESTE primer cuatrimestre de 2018 hemos presenciado, para nuestra ignominia y desventura, el momento más triste y álgido

de una situación que venimos padeciendo desde hace ya no pocos años: el ónfalo de la corrupción política y de gobierno, singular e institucional, ha estallado por fin, salpicando de heces a propios y extraños, personas, instituciones, símbolos e imágenes, creencias y apariencias; en definitiva, de todo aquello que pensábamos que era sólido e intocable. 

El asunto ‘Cifuentes’ y su fétido contexto nos ha dejado sin palabras y con un infinito desasosiego y desorientación. ¿Cómo administraremos nuestra minuciosa y dedicada labor diaria al buen hacer, la lucha contra los innumerables vicios y debilidades que se nos enfrentan, nuestras graves carencias y dependencias, si los que dicen representarnos y nos gobiernan, mienten y engañan, no cumplen con lo que prometen y descomponen los principios directores de todo contrato social? 

     En palabras acertadas de Javier Pérez Royo, «El Máster de Cristina Cifuentes ha sido la expresión de una corrupción institucional de alcance general. Por las personas e instituciones implicadas y porque desnaturaliza el derecho a la educación, que constituye, juntamente con el derecho a recibir información y el derecho de participación, la tríada definidora de la ciudadanía y, por tanto, de la igualdad constitucional.

   El derecho a la educación es, además el vehículo institucionalizado del principio de ‘mérito y capacidad’, que, desde el Preámbulo de la Constitución Francesa de 1791, es lo que diferencia la sociedad del ‘Antiguo Régimen’, constituida en torno a la categoría de ‘privilegio’, de la sociedad del Estado Constitucional, constituida en torno al principio de ‘igualdad’». (El diario.es, 26 de abril, 2018).

¡QUE LOS DIOSES NOS AYUDEN!

 

 

dom

01

abr

2018

¡¡País!! Stultifera navis

Danos un 'Me gusta' en Facebook

Síguenos en Twitter

Nuestra dirección y horario

Ateneo de Badajoz
Calle Agustina de Aragón nº 10
CP 06004 (Badajoz)
Tel: 924 262 573

 

Horario: 

De lunes a jueves: 16:30 a 20:15 h.

 

* El viernes el horario puede variar

por realizar trabajos fuera.


Email: 

secretaria@ateneodebadajoz.org

Los contenidos de Google Maps no se muestran debido a tu configuración de cookies actual. Haz clic en la Política de cookies (cookie funcional) para aceptar la Política de cookies de Google Maps y visualizar el contenido. Para más información consulta la Política de privacidad de Google Maps.

JULIO 2021

 

Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
       01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11

12

13 14 15 16 17 18

19

20 21 22 23 24 25

26

27 28 29 30 31  

 

           

Descargas

Agenda de Junio de 2021
Agenda junio 2021.pdf
Documento Adobe Acrobat 5.3 MB

Teatro en el Ateneo

Disfruta del curso de alfabetización digital

Especial: El Ateneo va al cole

¿Quieres tocar la guitarra,       el laúd o la bandurria?

‘Pulso y Púa’, compuesto por el fontanés Agustín M. Almoril (laúd), Miguel Lucas, Gregorio Rodríguez (bandurrias), Manuel Lezcano, Enrique Campillo y Fernando Carvajal, abre sus seminarios a todos los socios del Ateneo de Badajoz que deseen acudir a ellos, y que hayan estado en contacto con alguno de estos instrumentos y quieran tañerlos de nuevo.

        Ven todos los martes, de 17.30 a 19.30 horas, y disfruta de unos verdaderos profesores de lujo. Conoce temas típicos de Extremadura, interpreta partituras o simplemente disfruta de una tarde diferente con su repertorio de música clásica, pasodobles y temas populares.

Intercambio de libros

En ocasiones nos apetece leer libros no comerciales o que ya han sido descatalogados; otras veces el precio de los nuevos es muy alto y optamos por no comprárnoslo. Deseamos que nada de esto reduzca el ritmo de lectura de nadie y por ello te hacemos esta propuesta: Trae un libro que ya no quieras e intercámbialo por uno de los que tendremos preparados a partir de octubre. Puedes traer todos los libros que quieras y venir cuantas veces desees, ya que las obras que te puedes llevar irán cambiando.

 

Ponencia: Seminario de la estupidez

Haz click en la imagen y podrás ver y descargar la charla del 29 de abril.

Ponencia: Plasticidad neuronal y nuevos paradigmas

Haz clic en la imagen y podrás ver y descargar la charla del 25 de marzo.

Comparte